Nos vamos al pueblo, sí, huyendo de los agobios y el calor extremo. Mete la chaquetita en tu maleta y apunta todos estos destinos del norte…

Lastres (Asturias)

La villa de Lastres pertenece al concejo de Colunga, en la costa oriental de Asturias. Antaño dedicada a la pesca de ballenas, la actividad pesquera sigue siendo esencial alrededor de su coqueto puerto. Su gastronomía de la mar es imprescindible.

Plató de serie: Premiada con el Pueblo Ejemplar de la Fundación Princesa de Asturias en 2010, Lastres sirvió de escenario para la popular serie Doctor Mateo, de la que existe incluso una ruta turística. La panorámica desde el Mirador de San Roque te enamorará.

Albarracín (Huesca)

Situado al sur de Teruel, Albarracín se alza en lo alto de un peñón (que alberga su casco histórico), al que rodea casi por completo el río Guadalaviar, donde se encuentra el barrio del Arrabal.

Sobre los tejados rojos: Sus empinadas y estrechas calles discurren entre edificios rojizos (por la roca rodeno de la sierra). Una magnífica muralla rodea todo el conjunto, en el que también destacan el alcázar, la catedral de San Salvador y los balcones colgados.

Estella (Navarra)

Estella-Lizarra es una ciudad monumental que nació al abrigo del Camino de Santiago. En el siglo XV se la conocía como “Estella la bella”, no por nada.

La “Toledo del norte”: El puente de La Cárcel domina la mejor vista de la localidad románica, donde se ven palacios, casas blasonadas, iglesias, conventos y las calles de francos y judíos. El paseo de los Llanos, que sigue el curso del río Ega, y el de Valdelobos son los sitios tradicionales de encuentro con los paisanos.

Hondarribia (País Vasco)

Antes conocido como Fuenterrabía, este es uno de los pueblos con más encanto y con una oferta más completa. Con atractivos históricos y playas bañadas por las aguas de la bahía de Txingudi.

Señas de identidad: En la zona alta descubre la muralla y el castillo de Carlos V; abajo, pasea por el barrio de pescadores (Marina) y disfruta de sus pintorescas casas con balcones de madera. Es hora entonces de saborear sus pintxos con un txacolí…

Bárcena Mayor (Cantabria)

¿Buscas la paz? ¿Una suerte de retiro espiritual? Apúntate este antiguo pueblo de solo
84 habitantes. Está situado en una pequeña vega del río Argoza, y además es el único núcleo de población dentro del Parque Natural Saja Besaya.

Con encanto: Un grupo compacto de casitas montañesas de piedra, madera y tejas, con solanas para el cereal (ahora llenas de flores), además de lavaderos, hornos de pan… y el puente y la iglesia de Santa Maria (XVII) como monumentos. Un lugar de cuento.