Probablemente, en más de una ocasión, te habrás encontrado con manchas en la ropa que parecen imposibles de eliminar. En ocasiones, para quitar los restos de nuestra ropa no basta únicamente con meter la prenda a la lavadora, hay determinados materiales que no se quitan con tanta facilidad.

Antiguamente recurríamos a lavanderías especializadas, esperábamos milagros en la lavadora o directamente optábamos por tirarla a la basura. Ahora, nada es imposible y si no que nos lo digan a nosotras. Hasta las manchas más resistentes se pueden reparar si seguimos algunos consejos y utilizamos los productos adecuados.

Café

  • Si la mancha es muy reciente, espolvorea inmediatamente con sal para que ésta absorba el café. Pasados unos minutos, cepíllala e introdúcela en la lavadora.
  • El agua oxigenada también es útil: humedece la prenda con agua oxigenada y
    frótala.

Vino

  • Para los manteles: extender el mantel completamente. Después, échale agua hirviendo.
  • Para las alfombras: tapa la mancha con sal. Cuando se seque, aspírala.
  • Para las prendas: cubre la mancha con vinagre blanco. Una vez hecho, frota con detergente líquido.

Hierba y tierra

  • En vaqueros la única solución es mezclar alcohol con agua hirviendo y empapar la mancha con la mezcla. Después, cepillarla hasta que desaparezca y meterla en la lavadora.
  • En la seda: pon a remojo la prenda con leche rebajada en agua y después introdúcela en la lavadora.

Grasa

  • Si se trata de una mancha seca, aplica unas gotas de alcohol de 90 grados directamente sobre la mancha. Déjala actuar media hora y después lávala en la lavadora.
  • Si puedes actuar en el momento que ocurre, frota con una rodaja de limón y deja actuar durante 15 minutos.

Alfombras

  • Alcohol de 90 grados y vinagre blanco: Frota con una esponja seca y pasa un cepillo de cerdas suaves empapado en una mezcla a partes iguales de alcohol y vinagre blanco.
  • Leche y sal: Impregna la mancha, y déjalo secar en un sitio ventilado.

Parquet

  • Manchas negras: Para evitar las marcas de calzado o del roce de muebles, pasa por encima una goma blanca de borrar y trata de eliminar todos los negros.
  • Cera: Frota con un cubito de hielo la superficie afectada. Después, raspa con una pinza de madera para evitar rayar la superficie.

Humedad

  • Talco: Rocía talco en las manchas de pared y distribúyelo con un paño seco.
  • Bicarbonato de sodio: Diluye unas cucharadas de bicarbonato de sodio en agua y frótala con un paño o esponja.
  • Aceite de árbol de té: Combina dos cucharadas de aceite en una taza de agua. Aplícala y espera a que se elimine.

Calefacción

  • Amoniaco: Humedece un trapo en agua y amoniaco y frota sobre las zonas más sucias. La parte trasera es la más afectada.
  • Aguarrás: Para eliminar las manchas de óxido de nuestros radiadores, aplica unas gotas de aguarrás sobre un cepillo metálico suave e incide en las zonas más dañadas.