Un equipo de investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega) ha llevado a cabo un estudio que revela que limpiar la casa puede ser tan malo para los pulmones como fumar. Los culpables son los productos de limpieza en formato aerosol, que pueden dañar la salud pulmonar tanto como el tabaco, o los productos diluidos, como el amoníaco o la lejía. Ponerse a limpiar no es tarea fácil, pero cuando nos ponemos cometemos varios errores que pueden causarnos enfermedades o intoxicaciones.

La mayoría de nosotros no somos conscientes de la exposición a productos nocivos en nuestra propia casa. Evita lo máximo posible utilizar productos químicos y, cámbialos por alternativas naturales. ¡Apunta!

Lejía

Es ideal para limpiar, blanquear o eliminar el moho. Pero, tiene que permanecer en contacto con la superficie húmeda por lo menos 5 minutos para funcionar. El tiempo que está en contacto con la superficie provoca un fuerte olor que es malo para la respiración y, sobre todo, no es recomendado para personas con dificultades respiratorias.

Amoníaco

La mayoría de los productos limpiadores contienen un químico altamente tóxico que todos conocemos: el amoníaco. Afecta a los asmáticos y a personas con problemas pulmonares y respiratorios y puede llegar a propiciar incluso bronquitis crónica. ¡Ojo! El amoniaco puede provocar una intoxicación, causando ahogo de la persona que lo respira. Algunos de sus efectos directos sobre la salud de las personas que utilizan este químico puede afectar a los ojos, la piel, la garganta y los pulmones.

Limpiadores WC

Son productos específicos para la limpieza del inodoro, se aplican directamente dentro y sus residuos acaban irremediablemente en el desagüe algo que es muy dañino para el medio ambiente. Para desinfectar y mantener limpio el WC suelen contener ácidos, lo que hace que también puedan ser nocivos para las personas.

Antigrasas potentes

Son muy utilizados para la limpieza de cualquier tipo de superficie. Algunos pueden eliminar hasta el 99 por ciento de las bacterias pero son muy corrosivos y en muchas ocasiones contienen sosa cáustica. Esta sustancia no es peligrosa para el medio ambiente ya que es degradable, pero sí puede llegar a serlo para los humanos ya que puede causar quemaduras graves en la piel, en el esófago, la garganta y en las vías respiratorias.

Alternativas naturales:

  • Vinagre: Quita el óxido, la cal, las manchas de agua de la madera, combate los malos olores, desinfecta y abrillanta cualquier superficie, gracias al ácido acético.
  • Limón: es un excelente producto para la desinfección del hogar y para eliminar la grasa. Además, deja un aroma suave y refrescante a tu casa.
  • Aceite de oliva: Puede servirte para el cuidado del hogar, en concreto, para el mantenimiento de tus muebles. Sirve, por ejemplo, para conservar el buen estado de la madera. La nutre en profundidad, quita las manchas y da brillo a tus muebles.
  • Leche: Es excelente para limpiar manchas de tinta, así como para limpiar y abrillantar los muebles de la cocina.
  • Café: Puede eliminar manchas en la madera o limpiar la grasa de las sartenes. También, resulta un producto único para reducir los olores fuertes de la nevera.
  • Bicarbonato: es blanqueador, suavizante y un gran limpiador de la cocina y del baño, se puede utilizar en la lavadora, para limpiar ollas quemadas y en superficies grasas. Además, combinándolo con vinagre, resulta un buen desinfectante de desagües.