¿A qué me quiero dedicar? Algunas personas simplemente conocen la respuesta a esta pregunta desde siempre. Pero para el resto de nosotros, no es tan obvio.

Busca tu pasión

Por eso, cuando tomamos la decisión de cambiar es importante buscar nuestra verdadera pasión, dónde queremos estar, para asegurarnos de que no se trata solo de una huida hacia delante. Es entonces cuando hay que entender que tenemos dos opciones claras: trabajar en algo relacionado con lo que hemos estado haciendo hasta ahora o hacer un cambio radical y dedicarnos a algo totalmente distinto.

Riesgo medido

Si tu jefe valora tus habilidades por encima de tu título o descripción de puesto, puede que quiera apostar por tu desarrollo personal y reorientarte dentro de la misma compañía. ¿Puedo optar por un puesto comercial de mi empresa si llevo trabajando años en el departamento contable? ¿Por qué no?

Incluso en algún caso se ha creado un nuevo puesto o proyecto para recuperar todo el potencial de algún empleado valioso. Así que antes de mandar tu carta de dimisión, puedes comunicar tu deseo de cambio y tantear, mirar las oportunidades dentro de tu actual compañía. O, para minimizar los riesgos económicos que conlleva una decisión así, puedes hacer un esfuerzo extra y prepararte para tu nuevo trabajo, pero sin dejar el antiguo.

Puedes buscar formaciones a tiempo parcial o a distancia mientras sigues trabajando en tu actual puesto, o incluso empezar como una afición hasta estar segura de que es realmente a qué te quieres dedicar.

Cambio radical

Si buscas un cambio pero no tienes tan claro cuál es tu auténtica pasión, tienes que empezar investigando. La clave está en encontrar el equilibrio entre lo que te gusta, lo que sabes hacer y las oportunidades del momento.

Trucos:

  • Cuida tu perfil online. Debes tener actualizado tu perfil online, con exactitud y rigor, para que quien lo lea se haga una idea exacta de tus cualidades. Una buena foto también ayuda. Cuida lo que publicas en las redes sociales, muchas empresas las consultan para conocer a los candidatos.
  • Consulta con empresas especializadas. Estas empresas especializadas en búsqueda de empleo pueden hacer tu vida más fácil. Recurre a ellas.
  • Busca ayudas oficiales. Conoce las diferentes subvenciones y ayudas existentes para mujeres emprendedoras y empresarias que ofrece el Estado, las Comunidades o los Ayuntamientos incluso la Comunidad Europea. Por ejemplo, el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM) de la Cámara de Comerio de España.
  • Sigue aprendiendo. Mientras buscas ese empleo que quieres, amplía tu curriculum y haz cursos para seguir formándote. Intenta estar al día de las últimas tecnologías, lo que también puede ayudar para buscar trabajo en portales de Internet.