Nuestro asesor responde: “Me acaban de despedir, ¿y ahora qué?”

Esperamos que no tengas que pasar nunca por una situación como esta, pero queremos que estés preparado. Enfrentarse a una carta de despido es un mal trago, pero hay algunas cosas que deberías saber.

Lo primero que tenemos que tener claro cuando recibimos una carta de despido es que en la mayor parte de las ocasiones nos vamos a encontrar en esa situación sin previo aviso. Por eso hay que tener en cuenta una serie de cuestiones que resultarán sumamente importantes y para ello hemos pedido ayuda. En esta ocasión hemos recurrido al abogado Antonio Martiño Gómez, socio de Mardoc Gabinete Jurídico (www.mardoc.es) y especialista en Derecho Laboral. Él es quien nos da las pautas principales de cómo debemos actuar.

4¿Qué hacemos cuando recibimos la carta?

Nuestro primer consejo es que intentes estar lo más tranquilo posible. Es una situación complicada, la mayor de las veces ni siquiera la vemos venir y puede hacernos reaccionar de formas muy diversas. Si conseguimos mantener la calma estaremos en disposición de seguir los pasos más adecuados en este tipo de situaciones

3Me entregan la carta, ¿la firmo?

Probablemente se te va a poner delante la carta de despido y un responsable de la empresa te pedirá que la firmes. Aquí tienes dos opciones: o bien te niegas a firmarla (en cuyo caso la empresa va a solicitar la presencia de al menos dos testigos para acreditar tu negativa) o puedes firmarla. Es importante que sepas que lo más conveniente si firmas es añadir junto a tu firma la coletilla “NO CONFORME”. Con esto nos aseguramos no sólo la posibilidad de poder recurrir el despido sino también de reclamar cualquier concepto que nos corresponda. Este debería incluirse en el Finiquito y Liquidación que habrá de acompañar la carta, cálculos que tendremos que realizar posteriormente.

2Tengo la carta de despido, ¿y ahora qué?

Son dos las cuestiones más importantes que tendrás que realizar una vez te hayan entregado la carta de despido. Por una parte, deberás acudir a tu Oficina de Empleo para comunicar tu nueva situación laboral. Y lo harás aportando toda la documentación relativa a tu contrato de la que dispongas (certificado de empresa, nóminas, contrato.. y, sobre todo, la carta de despido). Para realizar esta gestión dispones de un plazo de 15 días hábiles (sin contar sábados, domingos ni festivos). Además de comunicar tu nueva situación laboral, tendrás que gestionar también la solicitud de la prestación por desempleo en caso de cumplir con los requisitos previstos o bien solicitar alguna otra prestación en su caso.

Por otra parte, una vez recibida la carta de despido cuentas con un plazo de 20 días hábiles para recurrirla, primero ante el Servicio o Unidad de Mediación, Arbitraje y Conciliación correspondiente, y luego ante el Juzgado. Para esto es muy importante que acudas ante un profesional de tu confianza, bien sea un abogado o un graduado social. Ellos podrán asesorarte sobre la viabilidad o no de una posible reclamación, tanto en relación con el despido en sí mismo como en relación a las cantidades que, en su caso, se te adeudaran.

1¿Qué ocurre si no estoy de acuerdo con el despido?

Nuestro asesor, Antonio Martiño Gómez, abogado especializado en Derecho Laboral

Si decides impugnar el despido, primero habrá de presentarse la denominada Papeleta de Conciliación ante el Servicio de Mediación. Y si has seguido nuestros consejos, en este punto ya contarás con el asesoramiento de un profesional y será él el encargado de realizarla y presentarla. Una vez presentada, se citarán al trabajador y a la empresa para ver si se puede llegar a algún tipo de acuerdo. En caso de no alcanzarse acuerdo, queda abierta la vía de la interposición de una demanda judicial y nuevamente será el profesional que hayas contratado el que se encargue de todas las gestiones. El resultado final será una sentencia judicial en la que se declare el despido procedente, improcedente o nulo, es decir, si el despido efectuado por la empresa es ajustado a derecho o no.

En todo caso, nuestro consejo es que busques la ayuda de un profesional de tu confianza para que pueda estudiar tu caso concreto y te informe sobre las posibilidades de recurrir el despido. Pero, por favor, no te olvides que cuentas con el brevísimo plazo de 20 días para que dicho profesional presente ante la autoridad administrativa o judicial la correspondiente reclamación.