Sentir agotamiento a todas horas o muy poca energía en tu día a día puede delatar que estás baja de defensas o que el frío te está pasando factura. Toma nota de estos sencillos consejos… ¡Y actívate!

Acuéstate siempre a la misma hora

El sueño ayuda al cuerpo y a la mente a recuperarse del cansancio de cada día. Además, descansar bien también influye positivamente en nuestro estado general de ánimo y bienestar. Por ello, es muy importante que, en la medida de lo posible, intentes seguir una rutina en lo que se refiere a la hora de acostarte y levantarte.

Esta es la mejor forma de que la melatonina, la hormona que se encarga de regular el sueño, cumpla su función. Y si alguna noche no has descansado como deberías, no dudes en echarte la siesta. Eso si, con 20 o 30 minutos es suficiente.

El 76% de las mujeres afirma tener una sensación de cansancio constante durante todo el día

Haz deporte

Cuando tu cuerpo está en actividad, el ritmo de la circulación sanguínea y el abastecimiento de todas las células del cuerpo aumentan. Resultado: te ayuda a mantenerte fuerte y a combatir el cansancio. Apúntate a clases colectivas en el gimnasio, nada unos cuantos largos, sal a correr… No importa la actividad, lo que cuenta es que disfrutes.

Medita todos los días

La meditación es muy útil cuando se trata de reducir el estrés mental. Además, descubrirás que si la practicas regularmente, también puede ser una excelente herramienta para combatir el cansancio. Es muy fácil de practicar, se trata de poner toda tu atención en un ‘objeto’, y de este modo, lograr hacer un corte en la corriente de pensamientos. Es decir, dejar la mente en blanco y desconectar por completo de todo. Los objetos de meditación más comunes son la respiración, la música, la llama de una vela…

Bebe más agua

A veces, el cansancio es simplemente un síntoma de que estamos deshidratadas. La sed aparece cuando la deshidratación está en el 1% o 2% pero, en ese momento, el cuerpo ya está sufriendo el impacto en el funcionamiento del cuerpo y la mente. Además la falta de agua en el organismo también puede ir acompañada de dolores de cabeza. Por tanto, recuerda beber cada día como mínimo dos litros de agua. Si te cuesta mucho puedes probar a añadir unas gotitas de limón o un par de hojas frescas de menta o hierbabuena. ¿Lo más? Sumarle un chorrito de concentrado de granada, es súper antioxidante y te encantará su sabor.

Ríete mucho

La risa es una buena terapia contra el cansancio gracias a que libera endorfinas, las hormonas encargadas de subir el estado de ánimo y los niveles de energía del cuerpo. Así que no dudes en tomarte unos minutos al día para reírte, por ejemplo, de un vídeo viral o compartir un momento de risas con tus compañeros de trabajo. ¡Lo que sea!