Tu bebé es único, y no va a haber otro como él. ¿Por qué? La respuesta está en tus genes y en los de tu pareja. De vosotros es de quién heredará no solo los rasgos físicos como los labios o la nariz, también heredará el carácter y sus preferencias. Aunque estas vayan variando, según crece en su entorno social.

La genética es la rama de la biología que estudia los genes responsables de la transmisión de la herencia. Y busca comprender y explicar cómo se transmite de generación en generación. Si quieres saber cómo influirá a tu bebé la genética, presta atención.

Cómo saberlo

Gracias a la aplicación en medicina de los conocimientos y técnicas de la genética molecular, se puede ejercer la medicina de precisión, que consiste en conocer y tratar las enfermedades en base a las características genéticas de la persona. Incluso en algunos casos, se puede adelantar al comienzo de la enfermedad, eligiendo el tratamiento más adecuado para cada persona. En el caso de las enfermedades genéticas, distinguimos tres tipos:

1. Cuando solo afecta a un gen

La anomalía está en un solo gen. Algunas son la fibrosis quística, hemofilia, atrofia muscular espinal, neurofibromatosis, entre otras.

2. Cuando se alteran varios genes

Se producen por una combinación de factores genéticos y medioambientales, provocadas por la alteración en varios genes. Son las más frecuentes, responsables de las malformaciones únicas en el recién nacido y de la mayoría de las enfermedades comunes del adulto. Algunas son, esquizofrenia, hipertensión arterial, arterioesclerosis, alzheimer, asma, diabetes, varios tipos de cáncer, o la obesidad.

3. La alteración está en muchos genes

Afectan a millones de personas a pesar de ser consideradas como poco frecuentes. Entre ellas, el Síndrome de Down, es la alteración genética humana más común. Además, debes saber que el 80% de las parejas con hijos que presentan enfermedades monogénicas no tienen antecedentes familiares conocidos.

A través de los genes se transmiten, de generación en generación, características físicas como el color de los ojos o del pelo, la altura o la anchura ósea.

  • Ojos: El gen de ojos oscuros domina sobre el de ojos claros. Y los ojos grandes y las pestañas largas dominan a los ojos pequeños y pestañas cortas. ¿Una curiosidad? El color verde de ojos es recesivo: es decir, es el más difícil de heredar.
  • Pelo: El pelo oscuro domina sobre el rubio y el no-pelirrojo al pelirrojo. En cuanto a la forma, el cabello ondulado, predomina sobre el rizado. Sin embargo, este último predomina sobre el pelo lacio. Si te preocupa la calvicie, apunta: tiene una altísima carga genética y la heredarás.
  • Labios y nariz: Si uno de los padres tiene los labios gruesos, predominarán a los labios finos. En cuanto a la nariz, la de punta recta domina a la respingona, y el puente estrecho al puente ancho.

Y además…

La tolerancia a determinados fármacos también se hereda. Nuestros genes influyen en cómo metaboliza nuestro organismo los fármacos. Los medicamentos que funcionan bien en algunos pacientes, son ineficaces o causan reacciones adversas en otros, incluso mortales. Por esta razón es necesario tener en cuenta la genética a la hora de tomar medicamentos.

Además...

¿La personalidad y el carácter tienen que ver con los genes?

Genéticamente, se transmiten ciertas características que conforman la estructura de la personalidad. Esta influencia no implica que los factores heredados determinen irremediablemente el perfil de las personas, pero sí es cierto que los genes influyen hasta un 60% en la personalidad.