Dormir bien es salud. El cerebro se oxigena con el sueño, por lo que dormir mal implica rendir peor. Tener un sueño adecuado es parte esencial de un estilo de vida saludable y es beneficioso para nuestra salud, tanto física como mental… Aquí te enseñamos por qué es así, y una dieta perfecta para mejorar tu sueño.

Protege tu corazón

Las personas con falta de sueño continuo tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que los que duermen bien a diario. Una de las investigaciones, publicada en la revista European Heart Journal, encontró que el insomnio aumentaba los niveles en sangre de las hormonas del estrés. Esto a su vez incrementaba la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y también el colesterol, todos ellos factores de riesgo para la salud cardiovascular.

Previene la diabetes

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que puede provocar accidentes cerebrovasculares, ceguera y daño a nuestros órganos. Si estás delgada pero no duermes, también estás en riesgo. Al no dormir lo suficiente, los adultos sanos pierden su capacidad de controlar el azúcar en la sangre y, cuanto menos dormimos, es más probable que desarrollemos un problema de salud.

Mejora la atención

Los niños no reaccionan de la misma manera a la privación de sueño que los adultos. Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, los niños de entre siete y ocho años que duermen menos de ocho horas tienen más probabilidades de ser hiperactivos, distraídos e impulsivos. Y es que la falta de sueño continuada puede derivar en síntomas de TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) en los más pequeños.

Aumenta la resistencia física

Con un sueño reparador nos cansamos menos y tenemos mejor resistencia aeróbica, fundamental para las personas que practican ejercicio. Varios estudios realizados por la Universidad de Stanford (EE.UU.) confirmaron que los atletas que dormían 10 horas en período de competición mejoraban tanto sus tiempos como su resistencia física.

Refuerza las defensas

Los procesos inmunológicos se regulan por el ciclo circadiano, es decir, en ciclos de 24 horas. La falta de sueño o irse a la cama cada día a una hora distinta, interfiere en su buen funcionamiento, dejándonos desprotegidos ante invasores externos. En otras palabras, dormir las horas necesarias valen como un antibiótico, pero sin efectos secundarios.

Frena las arrugas

La piel también se renueva durante la noche. De ahí que haya cremas específicas de acción nocturna. Por ello descansar bien contribuye al proceso de prevención de las arrugas y los signos de fatiga.

Dieta para dormir mejor

Dieta

 

Además...

¿Qué es la melatonina?

Es una hormona que se encuentra en nuestro cuerpo y que responde a la ausencia de luz, regulando nuestro reloj biológico. Con la edad, su producción se ralentiza y a veces funciona tomar suplementos específicos.