El alzhéimer es una de las causas más comunes de deterioro cognitivo en la población. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), acapara entre un 60% y 70% de los casos de demencia a nivel mundial.

En España, se estima que podría haber unas 800.000 personas con dicha enfermedad neurodegenerativa, pero como se incrementa a partir de los 65 años de forma exponencial, el progresivo envejecimiento de la población hace probable que el número de casos aumente con el tiempo.

Sin embargo no hay que rendirse: aunque es irreversible, sí es posible desacelerar sus síntomas y ayudar a prevenirlos en personas sanas realizando ejercicios de entrenamiento cerebral y memoria. “El cerebro de los mayores necesita entrenamiento para seguir en forma y fortalecer la memoria. Numerosos estudios científicos han demostrado que se puede prevenir la aparición de enfermedades neurológicas con ejercicios y gimnasia mental”, asegura Pedro López, director de Liceum, Gimnasios de la mente, que es el primer espacio en Madrid para niños, jóvenes, adultos y mayores para entrenar el cerebro.

No hay una edad concreta para empezar a ejercitar el cerebro, pero los expertos recomiendan mantener la mente activa desde edades tempranas para, en un futuro, lograr una mejor calidad de vida. Y es que los altos niveles de actividad mental se relacionan con hasta un 50 % menos de riesgo de desarrollar demencia. Para ello, se recomienda realizar a diario estas actividades para mantener la mente en forma.

  1. Juega al abecedario
    Empezando por la A, apunta en un papel todas las palabras que comiencen por esa letra, y sigue así con el resto del alfabeto. “De media, una persona sana suele escribir una media de 200 palabras por letra. Es posible que los primeros días no consigamos tantas, pero con el tiempo avanzaremos”, asegura Pedro López.
  2. Lee la prensa
    Además de estar al día de la actualidad del mundo que nos rodea, que siempre es importante, te ayudará a saber en qué momento temporal te encuentras y a memorizar futuros eventos y acontecimientos.
  3. Relaciónate socialmente
    Charla por teléfono con tus seres queridos y mantén conversaciones con gente conocida. Esto logra que nuestro cerebro esté más activo y sano.
  4. Sigue el calendario
    Aunque parezca una obviedad, es fundamental saber en qué día vives. Esto te ayudará a organizar y planificar las actividades semanales o mensuales más importantes y a no perder la noción del tiempo.
  5. Aliméntate de forma sana
    Una dieta equilibrada debe contener carbohidratos, proteínas y grasas. Todo en las proporciones adecuadas proveerá a tu cerebro de la energía necesaria. Los pescados ricos en omega 3, como las sardinas, los frutos silvestres, las nueces y los alimentos ricos en vitamina B 12, como la pechuga de pollo, los huevos y la leche, no deben faltar.
  6. Suprime tabaco y alcohol
    Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de tabaco puede estar detrás de hasta el 14% de los casos de alzhéimer. Por ello, es recomendable que no consumas esta nociva sustancia o reduzcas su consumo lo máximo posible. Por otra parte, el alcohol y, por supuesto, también las drogas afectan negativamente a los procesos cognitivos.
  7. Juega al ajedrez
    Esta actividad es ideal para que consigas mayor agilidad mental y potencies el razonamiento. Al mismo tiempo, fomentarás las habilidades visoespaciales: capacidad de representar, analizar y manipular objetos mentalmente.