La Navidad es época de paz, amor… y peleas familiares

Hay temas que siempre provocan debate, pero cuando llegan estas entrañables fiestas, es mejor evitarlos directamente si no queremos que se nos atragante el turrón y que las fiestas acaben como el rosario de la aurora. Te contamos cuales están prohibidos y te decimos porqué.

Que las reuniones en Navidad no están siempre asociadas a la armonía, el amor y la paz es evidente cuando comienzan muchas sobremesas. Y es que ya se sabe que la confianza da asco, y si a ello le sumamos el efecto valeroso que nos da el alcohol… la combinación es explosiva. Y es que en esta época, las peleas familiares están a la orden del día. No vas a poder evitarlas, nos tememos… A menos que te grabes a fuego que hay temas de conversación prohibidos si tienes una familia temperamental.

4La política

Es el mejor ejemplo de cómo la tensión sube en la mesa en cuanto se juntan más de dos personas. La defensa de los ideales políticos y las noticias que se han producido durante el año tienen en las reuniones navideñas un punto de desencuentro. Especialmente con las personas que menos feeling tienen entre sí. Y es que está claro, si tu cuñado ya te cae mal, que defienda al partido políticos y las ideas que tú odias…

La discusión va subiendo de tono, se alza la voz, se incrementan las pulsaciones, el cuerpo evalúa como ‘amenaza’ esta situación y el ritmo cardíaco se altera. Es decir, los síntomas típicos del estrés.

Los centros Nascia (www.nascia.com), especialistas en tratamiento contra el estrés, han elaborado la lista de los temas de conversación que más estrés provocan en las reuniones navideñas. Y además de la política, que ocupa el primer lugar, hay otros…

3El fútbol

Un tema recurrente en las comidas y cenas navideñas. Y también punto de desencuentro entre familiares seguidores de equipos rivales y las discusiones están ya servidas cuando se mezcla también el deporte con política.

Es otra de las formas en las que el estrés del aficionado se muestra y que no sólo aparece en los partidos de su equipo. Hacer de un tema como el fútbol algo personal es lo que lleva a tensas discusiones que inevitablemente elevan el nivel de estrés.

No es la primera ni la última ocasión en las que los dolores de cabeza hacen acto de presencia tras acalorados debates sobre el mundo del fútbol. Es otro de los síntomas de la presencia de estrés.

2El trabajo

Nascia dice que, además de ser una preocupación, es un tema de acalorado debate. Siempre surgen las comparaciones entre profesiones, horarios y salarios, además del debate de las condiciones laborales entre mujeres y hombres.

La presencia del estrés laboral hace que además estas conversaciones sean más acaloradas puesto que salen a flote síntomas relacionados como la  irascibilidad, irritabilidad, etc.

Normalmente los adultos entre 30 y 55 años son los que más se estresan con los debates navideños aunque también es cierto que cada vez más jóvenes se incorporan a estas conversaciones y notan sus efectos estresantes.

1El amor

Y luego está otro tema, que afecta directamente a un sector muy concreto de la población: mujeres que han pasado la treintena y viven felices sin pareja y sin hijos. “¿Cuándo te casas?”, “Se te va a pasar el arroz”, “Tú es que eres muy exigente…”, los típicos comentarios de familiares bienintencionados la mayoría de las veces pero que, si te pillan torcida, pueden hacerte saltar.