El sexo a los 40: cuando sabemos lo que queremos

Las relaciones sexuales, como todo en la vida, van madurando y evolucionando. Te damos las claves para que disfrutes con el sexo tengas la edad que tengas. Y empezamos con los 40....

El sexo ayuda a establecer una conexión más íntima con tu pareja y mejora la comunicación. Pero, además de las ventajas a nivel emocional, esta actividad también tiene efectos sobre nuestra salud. Está demostrado que mantener relaciones sexuales con regularidad refuerza nuestro sistema inmunológico. Además, reduce la presión arterial alta, activa la circulación sanguínea y funciona como ejercicio cardiovascular.

 

 

Todas son ventajas, porque el sexo también contribuye a conciliar el sueño, ya que con el  orgasmo se liberan hormonas responsables de la somnolencia y la relajación. Pero el sexo no es igual a todas las edades y  al ir cumpliendo años algunos factores como el estrés, la rutina, la menopausia o la disminución de la líbido acaban pasando factura.

Vamos a empezar por cómo se vive el sexo a partir de los 40. Seguid leyendo, porque está claro que además de ser una actividad placentera, tiene algún que otro problemilla.

Situación

A partir de los 35 años, las mujeres empiezan a adquirir cierta madurez sexual. Comienzan a tener total conocimiento de su cuerpo, se aceptan más físicamente, no tienen tanta vergüenza y cuentan con más experiencia, por lo que saben lo que quieren y lo que les gusta. Además, también expresan sus deseos sin pudor y eso les dota de mayor seguridad y confianza.

Problema

El trabajo, los hijos, la casa y, principalmente, el factor de la monotonía hacen que el sexo en ocasiones pase a un segundo plano. Además, el hábito de hacerlo siempre en las mismas condiciones de hora y lugar, repitiendo a pies juntillas una rutina sexual preestablecida, pone a prueba la libido de cualquier pareja.

Solución

La mejor manera de salir de la rutina es un cambio de escenario. Buscar tiempo para estar los dos solos fuera de casa. Reservar una noche de hotel aunque sea cerca puede ser un plan perfecto para avivar la llama de la relación. Tampoco están de más la lencería, las velas, probar a hacerlo en la ducha… todo vale. Además, debéis recordar siempre que por muchas obligaciones que haya en el día a día siempre hay que sacar un hueco para la pasión. El sexo es salud.

Consejos

Aprovecha la tecnología La gran ventaja de los móviles es que nos ayudan a elevar nuestro nivel de erotismo. Manda fotos a tu pareja, sé creativa y no te cortes. A lo largo del día, hazte fotos explícitas. Será un aliciente y seguro que tú te sientes más seductora y atractiva, con lo que ganarás también en seguridad.

Di sí a los masajes No tienen por qué ir unidos a la sexualidad siempre, pero es bueno el contacto piel con piel. Lo importante, es sentir. Disfruta del cuerpo de tu pareja y aprende a ver qué te dice. A veces son sorprendentes los mensajes que nos da el cuerpo.

Siéntete guapa Muchas veces la monotonía da paso a la comodidad y la ropa interior seductora se queda en el cajón de ocasiones especiales. Acaba con eso ya. Empieza a ponértela a diario y recuerda que el erotismo empieza por ti misma.