Cómo sobrevivir a la resaca navideña: si no sabes beber…

Nunca bebas con el estómago vacío. Una regla básica para combatir la resaca que en estas fechas debemos seguir a rajatabla. Todos los excesos son malo, así que evita sobrepasarte con el alcohol. Y sigue, además, algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar el malestar de la mañana siguiente.

A lo mejor aún es pronto para hablar de resaca navideña porque faltan algunos días para las grandes fiestas, pero ya empezamos con las celebraciones. Y claro, tanto brindis y buenos propósitos (y más brindis) nos pasan factura.

¿Quién no se ha levantado alguna vez con la boca seca, dolor de cabeza, mareo, sensibilidad a la luz, una sed horrible y más sueño que cuando nos metimos en la cama? ¿Tú? Enhorabuena. La mayoría de los mortales ha tenido resaca alguna vez en su vida, y muchos la sufrirán a lo largo de este intenso mes que tenemos por delante. Atracar la nevera en busca de consuelo suele ser uno de los remedios clásicos, pero… ¿existen realmente alimentos que nos puedan ayudar? La respuesta es sí, existen y te contamos cuáles son. Pero antes de seguir leyendo, recuerda: si bebes, no conduzcas.

3Prevenir en la medida de lo posible

Evidentemente, si no te pasas con el alcohol no corres el riesgo de sufrir resaca, pero como damos por hecho que a veces es inevitable, lo mejor antes de tomarnos unas copas es ingerir alimentos con cierta cantidad de grasa. Vamos, lo de toda la vida: no beber con el estómago vacío.

Efectivamente, el remedio de la abuela, ese de tomarse una cucharadita de aceite antes de salir de juerga, funciona para la resaca. Pero además es recomendable comer algo porque la metabolización del alcohol generará menos tóxicos si el aparato digestivo está lleno. Un plato perfecto que combina esa cantidad de grasa necesaria, pero a la vez no es pesado ni excesivo, es el pescaíto frito. Una buena merluza rebozada, unos boquerones fritos o unos calamares a la romana son la opción ideal para preparar el cuerpo antes de la fiesta.

Si estás en Barcelona prueba las propuestas del restaurante Fishgon, que prepara una gran variedad de pescados fritos entre los que destaca su merluza de palangre fresca, rebozada en tempura a la cerveza de doble malta y crunchy de cereales, su boquerón fresco enharinado a la andaluza y el adobo de pez araña al estilo Rompiero.

2A primera hora

La hora de levantarse es la más crítica de la resaca; esa sensación de cabeza embotada y de boca reseca es indescriptible, por eso lo que solemos hacer es lanzarnos a la nevera y darle un trago a lo primero que tenemos a mano. Y hemos de decir que no es una mala solución siempre y cuando nos topemos con agua, leche o zumos de frutas. La leche calma la gastritis provocada por el alcohol y además contiene cisteína, un aminoácido que ayuda a digerir el acetaldehído que se produce al procesar el alcohol.

Los zumos de frutas poseen fructosa, gracias a lo cual aceleramos el proceso de recuperación al mismo tiempo que nos hidratamos. Si además el zumo contiene vitamina C, será ideal ya que permitirá que eliminemos el alcohol mucho más rápido.

Pero además comer alimentos que contengan almidón ayudará a restaurar el nivel de azúcar en sangre y asentarán el estómago. Por si fuera poco, si elegimos pan de grano completo tendremos una gran fuente de  vitamina B, que nos desintoxicará, mientras que los ácidos grasos esenciales que contienen ayudarán al hígado a limpiar el organismo. ¿Dónde lo encuentro? En Madrid hay unas coffee bakeries, Levadura Madre, donde puedes degustar pan artesano de grano completo elaborado con masa madre y una gran variedad de zumos naturales, leche e infusiones. Eso sí, evita el café ya que es diurético y lo único que hará es deshidratarte aún más.

1Y un poco después

A la hora de la comida, ya tendremos el estómago mejor y podremos elegir entre alimentos como el salmón, rico en vitaminas del grupo B y en alfa-cetoglutarato, una enzima vasodilatadora, que favorece la irrigación de los tejidos, proporciona oxígeno y elimina toxinas; los huevos que además de ser una excelente fuente de proteínas, vitaminas y minerales tienen el mismo aminoácido que la leche, la cisteína; o el bacon, un alimento muy rico en proteínas, que se descomponen en aminoácidos y nos ayudan a sentirnos mejor.

Te proponemos dos opciones. Por un lado el bocadillo de salmón de Timesburg, en Madrid y Barcelona, preparado a base de crujiente en pan de cristal, rúcula, salmón, eneldo y salsa tártara. La rúcula, al igual que otras verduras de hoja verde como las espinacas, las acelgas, los canónigos o el kale, contienen mucha clorofila, que favorece los procesos de desintoxicación. Por otro, el kebab Bellako elaborado en el restaurante barcelonés del mismo nombre, que se prepara con canónigos, tomate, secreto ibérico fileteado, bacon a la parrilla, queso manchego, huevo frito y cebolla frita.

Pero recuerda, la mejor prevención es la moderación. Si no te pasas con el alcohol, tu estómago, tu cabeza y tus amigos te lo agradecerán.