Alimentos anti-tristeza. Cuando comer SÍ que te hace feliz

Todas hemos escuchado alguna vez (o lo hemos dicho nosotras mismas) eso de: «Yo, cuando estoy triste, como». Pues bien, esos ataques de hambre y la típica imagen de las películas románticas de la amigas reunidas compartiendo penas alrededor de una tarta de chocolate podrían tener su explicación científica…  Y es que a veces, la bajada de la serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad, nos lleva a comportarnos de manera distinta a la habitual.

Puede ser un disgusto, una ruptura sentimental, la llegada del otoño (menos luz solar afecta a la melatonina)… Y si bien es cierto que darse un atracón no es la solución hay que tener en cuenta que ciertos alimentos pueden ayudarnos a levantar ese ánimo. Y no, en esta lista no está la tarta de chocolate, lo sentimos.

5Salmón

Junto a otros pescados azules, como el atún o las sardinas, el salmón contiene una gran cantidad de Omega 3. Y esos ácidos grasos nos van a ayudar a mantener el equilibrio de nuestro sistema nervioso, lo que conlleva a reducir el nivel de estrés y a controlar la depresión.

4Chocolate negro

La buena noticia es que el chocolate ayuda a aumentar la producción de serotonina, esa simpática hormona que hace que estemos más felices. ¿La mala? que tiene que ser chocolate negro (o al menos llevar un 70% de cacao puro como mínimo) y tomarse con moderación, un par de onzas como máximo.

3Fresas

Están riquísimas y junto con las frambuesas, los arándanos y las grosellas ayudan a liberar toxinas, además de frenar la pérdida de memoria, ser estupendas para mejorar la capacidad de concentración y recuperar la vitalidad. Además, ya puestos, son alimentos ricos vitamina B, son buenos para el ácido fólico, son antioxidantes y un estupendo antiinflamatorio natural.

2Cúrcuma

Algo parecido le pasa a la cúrcuma. Una especia utilizada en todo el mundo para potenciar el sabor de los alimentos y que está comprobado que ayuda, por ejemplo, a reducir los síntomas de los problemas de articulaciones. Además, previene la depresión, el estrés y la ansiedad, ya que es un potente antiinflamatorio.

1Frutos secos

Como el pescado azul, son ricos en Omega 3, y como las fresas, son antioxidantes. Tomar un puñadito al día (la cantidad es lo que cabe en tu mano, literalmente) es de lo más recomendable. Pero naturales, sin tostar y sin sal. Los anacarnos tienen zinc, que ayudan a controlar la ansiedad, y las nueces son muy buenas para subir el ánimo, por la cantidad de triptófanos que contienen. Un aminoácido que por cierto hay también en las carnes magras ricas en proteínas, como el pavo.