5 ‘tips’ para fortalecer tu suelo pélvico

Hay toda una serie de problemas relacionados con el suelo pélvico que, si bien no son graves, si afectan a la calidad de vida de quienes lo sufren

Los datos hablan por sí solos, el 30% de las mujeres sufren disfunciones relacionadas con el suelo pélvico. Incontinencia, dolores en las relaciones sexuales, estreñimiento… todos estos problemas no suponen un riesgo vital, pero sí dificultan la calidad de vida de quien los padece.

No solo es un tema que se relaciona con las mujeres con hijos, sino que también afecta a hombres, niños o deportistas de élite e incluso a personas sedentarias. Pero también gente alérgica o músicos de instrumentos de viento son propensos a problemas al exponer el suelo pélvico a un estrés casi constante.

Motivos

Hay otros motivos que debilitan el suelo pélvico, como llevar ropa ajustada durante mucho tiempo, la tos y estornudos constantes que padecen personas con alergias. También el sobrepeso, estreñimiento, realizar ejercicios de alto impacto como levantamiento de pesas… Como veis, es un tema mucho más común de lo que se pueda pensar

Agustín Oliver, fundador de L’ANATOMIE, un espacio de Pilates contemporáneo situado en Madrid, comparte con nosotros 5 tips para afrontar y mejorar la salud perineal y nuestro suelo pélvico.

Bye Bye Tabú!

Verbalizar el problema es el primer paso. Estamos en un momento de reivindicación femenino, por lo que tener miedos o tabúes al hablar de aspectos íntimos, debería de dejar de ser un problema. En cuanto pasemos esa barrera, encontraremos muchas mujeres de círculos cercanos que están en una situación parecida a la nuestra. Y recalcamos lo de parecida, porque nunca hay dos casos iguales.

Manos a la obra

Lo primero que debemos hacer, es ponernos en manos de especialistas, ginecólogos, matronas y fisioterapeutas. Una vez recibas el diagnóstico y el plan de tratamiento, hay que ser constantes y cumplirlo. Pronto notarás mejora, porque los problemas relacionados con el suelo pélvico tienen un éxito muy alto en su tratamiento.

Rutina Diaria

En la mayoría de los casos, bastará con hacer algunas modificaciones en la rutina diaria. Eso incluye tanto la alimentación y el ejercicio físico como eliminando ciertos hábitos, o mejorando, por ejemplo, la higiene postural.

Protocolo de Ejercicios

Se recomienda trabajar entre cuatro o cinco días a la semana la musculatura del suelo pélvico.

Lo ideal es combinar ejercicios específicos de suelo pélvico como son los Kegel (2-3 días por semana durante 15 min) con un trabajo más global basado en cadenas musculares cómo  los Ejercicios de Gimnasia Abdominal Hipopresiva, GAH (dos días por semana durante 20 min).

También se pueden realizar programas específicos cómo los que han creado en L’ANATOMIE. Allí mezclan entrenamientos en suspensión con poco impacto en el suelo pélvico, con los ejercicios GAH, que ayudan también a estar en forma.

Otros Tratamientos

En muchas ocasiones, es necesario complementar los ejercicios anteriores con otras técnicas o tratamientos, siempre bajo la prescripción pautada por un fisioterapeuta especializado en uroginecología.

Electroestimuladores: Son muy eficaces para ganar tono muscular cuando éste se encuentra debilitado, hará aumentar tu percepción y conciencia sobre la actividad muscular a través de una sonda vaginal o anal.

Bolas chinas: El uso de ella es muy popular pero su indicación no siempre es la correcta.  Es utilizada para la prevención de la disfunción del suelo pélvico por perdida de tono, la vibración interior de la bola provoca una contracción involuntaria de la musculatura.