12 preguntas que le harías a tu médico

¿Crees que acudir al médico regularmente no es necesario? Te equivocas. Que no te dé pereza, te contamos qué pruebas son imprescindibles y cada cuanto tiempo debes hacerlas

A partir de los 45 años debes iniciar las revisiones periódicas, ya que la probabilidad de encontrar enfermedades que precisen tratamiento aumentan con la edad. En el 89%
de las revisiones rutinarias o periódicas se detectan alteraciones que, aunque no sean graves, deben ser tratadas médicamente.

¿Cada cuánto debo controlar mi tensión?

Al menos una vez al año. Tener controlados los niveles de la presión sanguínea es necesario para prevenir enfermedades cardiovasculares. Si habitualmente está entre 120/80 mmHg, los parámetros son normales. Con un tensiómetro se presionará el brazo y con un estetoscopio se detectará el sonido del pulso en la arteria. Ten en cuenta que las mujeres tienen más predisposición a tener la tensión alta después de la menopausia.

¿Cómo debo controlar el colesterol?

Un exceso de colesterol en nuestro organismo puede obstruir las arterias y llevarnos
a padecer una cardiopatía. Si tomas medicamentos para controlarlo, deberás hacerte mínimo una revisión al año, pero si no tomas nada no te preocupes, con controlar tu colesterol una vez cada dos años es suficiente. La prueba es sencilla: basta coger una leve muestra de sangre del dedo. A partir de los 20 años es recomendable tenerlo controlado.

¿Mis pulmones funcionan correctamente?

La espirometría es una prueba que permite conocer el estado de los pulmones midiendo el aire que son capaces de inspirar y espirar. Las personas que deberían hacérsela son aquellas que tienen (o pueden tener) asma, bronquitis, alergia o EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Se debe realizar una vez al año.

¿Estoy perdiendo vista?

La vista es uno de nuestros cinco sentidos, y probablemente el más importante de todos ellos. No la descuides y sométete a exámenes oculares frecuentemente. Los niños y ancianos deben mirársela cada dos años, los adultos entre 5 y 10 años. Excepto si ya eres consumidor de lentes de contacto, que conlleva una revisión anual. El oftalmólogo revisará la agudeza visual gracias a la tabla de Snellen, compuesta por letras al azar y de diferentes tamaños.

¿Es obligatorio vigilar la próstata?

Se recomienda que la próstata sea controlada anualmente a partir de los 40 años y a partir de los 35 en aquellos hombres que tengan antecedentes de cáncer. La prueba comprende varios pasos: en primer lugar se realiza una historia clínica junto al urólogo y una analítica de sangre completa y en segundo lugar, el especialista prodece a examinar el recto.

¿Mis huesos están fuertes?

Es quizás una consulta más complicada, pero igual de necesaria, ya que gracias a ella se puede detectar la osteoporosis de forma precoz. A través de rayos X, ultrasonidos o isótopos radioactivos, se podrár medir la cantidad de calcio que tienen nuestros huesos. La edad ideal para hacerse la primera densitrometría es a los 35 años, un chequeo que no será necesario repetirlo de nuevo hasta dentro de 10 años si los resultados son normales.

¿Tengo depresión?

La salud mental es igual de importante que la salud física. Si una persona sufre tristeza o melancolía reiterada y no tiene ganas de hacer nada durante más de un mes, también debe consultar a su médico de cabecera. Tras varias preguntas, este le diagnosticará si padece algún grado de depresión o si solo es apatía pasajera por circunstancias personales.

Me ha cambiado la forma de un lunar, ¿puede ser malo?

A pesar de que la mayoría de cambios de dimensión, forma y color de los lunares se debe a un aumento benigno del número de células pigmentadas, cualquier lunar que parezca anormal debe examinarse. Probablemente el médico solicitará información sobre los últimos cambios del lunar junto con el historial familiar para evaluar el riesgo que presenta el paciente.

¿Es imprescindible una mamografía?

La mamografía analiza el estado de la mama para buscar signos de alteraciones. La prueba, que es muy rápida, consiste en tomar una imagen de la mama mediante rayos X, y lo habitual es hacérsela una vez al año a partir de los 45, aunque el protocolo cambia según la comunidad autónoma en la que vivas. También es muy importante hacerse un autoexamen mamario una vez al mes. Siempre aplicando mucha crema hidratante,
porque ayuda a detectar anomalías.

Si uso preservativo, ¿estoy protegida?

El preservativo es uno de los métodos más seguros a la hora de prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos no deseados, alcanzando una efectividad superior al 90%. Sin embargo no es total, dado que existen muchos casos en los que esa  protección no cubre todas las infecciones existentes. Las enfermedades de transmisión sexual son más frecuentes de lo que se cree, por eso es importante realizar chequeos periódicos siempre que te relaciones con grupos de riesgo o cambies de pareja.

¿Tengo problemas de tiroides?

La hormona tiroidea controla muchas de las actividades de nuestro cuerpo, incluso la velocidad en la que quemamos calorías y lo rápido que late el corazón. Dependiendo de la cantidad de hormonas que produzca la tiroides, ya sea mucha o poca, se puede experimentar un gran cansancio o grandes subidas y bajadas de peso sin motivo. Otro signo característico es la pérdida o debilitamiento de las pestañas. Si crees que algo va mal lo mejor es que te hagas una analítica de sangre.

Consejo del experto

(Dr. Óscar Beloqui Ruiz Director de la Unidad de Chequeos de la Clínica Universidad de Navarra www.cun.es)

Hazte un chequeo general

Una revisión rutinaria a tiempo puede detectar señales de alarma que quizá esconden  problemas mayores. Se recomienda que antes de los 30 años debemos descartar, al menos, la presencia de hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia. Si todo está  bien es a partir de los 40 o 50 años cuando podemos iniciar un plan de revisiones más  periódicas.