Formar una red de apoyo entre vecinos ayuda a mejorar tu vida. Son muchas las ocasiones en las que podemos depender de ellos para cosas cotidianas y llevarte bien hará tu día a día más sencillo y agradable. Además, combate la soledad.

Apóyate en ellos

Cuando la convivencia es mala o simplemente no se cuida se pueden dar situaciones molestas e incómodas. Para evitarlo, si vives en una comunidad, es imprescindible tejer buenas relaciones con tus vecinos, ya que puede ayudar en situaciones muy variadas. Desde hacer más facil la toma de decisiones que afecta a problemas comunes, hasta poder contar con su ayuda en cualquier situación de emergencia que vivamos. Favores como vigilar tu propiedad cuando tengas que ausentarte, tener a quien te riegue las plantas o te cuide la mascota porque te encuentras de viaje son algunos de los beneficios que puedes obtener de una buena relación con tus vecinos. Además, se pueden convertir también en amigos con los que puedas compartir buenos momentos y experiencias, al mismo tiempo que estableces un vínculo positivo que aliviará muchos de tus problemas.

Unir soledades

La importancia de las relaciones vecinales es tal que, en muchas ciudades de España se están organizando proyectos de cooperación entre vecinos para atender las situaciones de los más necesitados en los barrios. Es el caso de Madrid Vecina, proyecto de Grandes Amigos con la colaboración del Ayuntamiento; o de Barrios Amigos en Barcelona. Estas iniciativas buscan unir a personas mayores con otras de diferentes edades del vecindario para hacer amistades, darse apoyo mutuo y disfrutar juntas de actividades en el barrio. Es una excelente manera de dar y recibir, vínculos de tú a tú desde la igualdad. Pero, ofrecer tu ayuda a la gente que vive cerca de ti no sólo se limita a la gente con necesidades especiales, prueba a hacerlo con todos tus vecinos.

Lograr una convivencia buena

Para fomentar que las relaciones favorables con la gente de tu vecindario debes seguir algunos principios.

  • La cordialidad es el primero de los pasos para lograr un ambiente de respeto; dar los buenos días o las buenas tardes debe ser tu mayor aliado. Aunque no pretendas entablar relaciones estrechas con ellos, la educación mejora la convivencia.
  • Respeta la privacidad de tus vecinos, aunque tu relación con ellos se convierta en una amistad, el respeto hacia nuestro espacio vital es una de las cosas que más valoramos los seres humanos.
  • Cumple con las normas acordadas en tu comunidad, bien sea en materia de ruidos, reuniones sociales u obras. Cosas tan básicas como tratar de que tu mascota no moleste al resto de vecinos ni ensucie las zonas comunes, o mantener cuidadas tus plantas para evitar que afecten a la propiedad de tus vecinos.
  • Comunícate con ellos cuando algo no sea de tu agrado, o simplemente preguntales si puedes hacer algo por ellos. Hablar las cosas siempre es la mejor opción para evitar futuros conflictos o malas relaciones.
  • Ofrece tu ayuda siempre que te sea posible. Los pequeños favores, como pueden ser ayudar a subir las bolsas de la compra, o prestar alimentos como sal o huevos, van a marcar un antes y un después en la calidad de la relación que tenemos. También puedes pedirles ayuda, porque genera confianza.