Las confidencias de… Rosana: “Siempre hay que soñar a lo grande”

La cantante dice que su mayor virtud son sus amigos, que su placer secreto es abrazar y que sueña con ser capaz de parar una guerra. Rosana es un tsunami de optimismo.

El éxito le llegó de sopetón, sin esperarlo, con un disco que se llamó Lunas rotas y que consiguió poner a todo un país a cantar, tarareando cada una de aquellas canciones que marcaron el final de la década de los 90. Rosana Arbelo (Lanzarote, 1963) dice que aquello fue “un sueño en directo”. Nos cuenta también que creció rodeada de música, siempre con su guitarra a cuestas, y que todo el mundo le animaba a sacar un disco. Al final, lo hizo, más que nada, para que ya no se lo pidieran más y la dejaran en paz. Aquello tuvo un inesperado efecto boomerang: nadie la dejó tranquila porque sus canciones reventaron las listas de música de medio mundo. Rosana acababa de irrumpir en el escenario musical de nuestras vidas.

¿Alguna vez soñaste con llegar hasta aquí?
Jamás, nunca soñé con estar dónde estoy. Mis padres siempre me mantuvieron con los pies en la tierra. Soy la pequeña de ocho hermanos y la única que le echó cara y se puso a cantar. Pero no me imaginé que viviría dedicándome a esto.

¿Qué te conmueve?
La verdad.

¿Esa verdad es la que te lleva a embarcarte con frecuencia en causas solidarias y humanitarias?
Ayudar nunca sobra. Y la ayuda que se presta siempre llega, aunque sea a una sola persona. La música es un amplificador de sentimientos y emociones y es un buen vehículo para trasmitir cosas y lograr ayuda.

Virtudes y defectos

¿Cuál es tu mayor virtud?
Sin duda alguna, mis amigos.

¿Y tu mayor defecto?
¡Muchos! Uno de ellos, que soy muy cabezota.

¿Un placer secreto?
Abrazar, abrazar, abrazar.

¿Qué viaje ha marcado tu vida?Muchos, pero si tuviera que elegir uno sería Uganda, sin duda. Viajar a África me tocó el corazón de una forma muy especial. Creo que la pobreza crea una sonrisa franca y mundos maravillosos. Son personas muy agradecidas.

¿Cuál es tu lugar en el mundo?
Soy de Lanzarote y me encanta mi isla. Pero adoro muchos sitios. Me enamoran Madrid y Nueva York.

¿Eres una persona familiar?
Me gusta el encuentro con los míos, con mis hermanos, pero la verdad es que no tengo demasiadas oportunidades. Cuando voy a verlos lo disfruto a tope.

Cocinar y leer

¿Serías capaz de cocinar para todos ellos?
¡No! Yo no cocino nada de nada. Solo lo básico. Los que lo prueban dicen que cocino bien, pero estoy segura de que es sobre todo por cariño, no porque esté realmente bueno… ¡Con mi canción de A fuego lento ya tuve bastante!

¿Eres lectora?
Tengo poco tiempo. Mis libros favoritos son dispares. Te puedo hablar de dos: El Hombre de la flor, que es un precioso libro que solo tiene dibujos y… ¡el diccionario! Ahí se encuentran todas las palabras que podemos usar y a veces es un placer descubrir y aprender palabras mágicas y nuevas.

¿Qué música escucha Rosana?
De todo un poco. Ten en cuenta que soy la pequeña de ocho hermanos, así que escuchaba lo que me gustaba a mi, pero también lo que escuchaban todos mis hermanos. Soy una amalgama de muchas cosas. ¿Uno en particular? Bob Marley.

¿Un truco para contagiar ese optimismo que desprendes?
No hay que pensar jamás en pequeño. Siempre hay que soñar a lo grande porque, muchas veces, los sueños se cumplen.