Llega la comida de empresa y estoy a dieta, ¿qué hago?

Controlar el apetito cuando una está en casa y tiene lechuga y pavo en la nevera es mucho más fácil que cuando llega la temporada de Navidad. Este mes, comer y beber es parte fundamental de la celebración tanto con amigos, familia y compañeros del trabajo. Con este plan, ¿quién se atreve a continuar la dieta?

Diciembre es el mes de las comidas y cenas de empresa, de las fiestas, de los excesos… Tiramos la casa por la ventana y nos mentalizamos de que quizás empezaremos el año con un par de kilos más. Si eres de las que no te preocupas por eso ¡enhorabuena! Para las demás, estas son fechas especialmente complicadas.

Si has decidido que este año la comida de empresa no te va a fastidiar la dieta, pero tampoco quieres ser la aburrida de la oficina (aunque lo que comas y bebas no le debería importar a nadie, que conste), hemos pedido consejo a Nerea Rodriguez, Wellness Expert de Barceló Portinatx (www.barcelona.com), quien nos da las claves para pedir platos saludables, sin tener que acabar comiendo ensalada y bebiendo agua… salvo que eso sea lo que te gusta, claro.

6La bebida

Para beber pide una copa de vino blanco y agua mineral. El truco está en combinar ambas bebidas para que la copa de vino blanco te dure más de lo habitual y no pasarte con las copas.  “Tómate sólo una copa de vino y a poder ser que sea seco porque contiene menos azúcar y, por lo tanto, menos calorías”,  explica Nerea Rodriguez. Y evita los refrescos light porque pueden tener un efecto negativo en nuestra microbiótica intestinal y aumenta la ansiedad por comer dulce.

5Platos para compartir

Sírvete siempre en el plato, nunca picotees. “En cuanto lleguen los platos, selecciona los alimentos más saludables de la mesa y sírvelos en tu plato. Evita los fritos, rebozados o con salsa y céntrate en platos fríos como ensaladas, carpaccio, tartar o sashimi.”, recomienda Nerea.

4Pan, ¿sí o no?

Vale, incluso en las dietas de adelgazamiento te dejan comer 100 gr. de pan al día, así que ya sabes. Claro que si escoges  el integral, que tiene más fibra y sacia antes, pues mejor.

Para mantener el control de peso a largo plazo es importante llevar una dieta equilibrada en la que no falten los hidratos de carbono y el pan suministra, en una cantidad moderada de energía, cantidades muy apreciables de macro y micronutrientes. Por tanto, debemos disminuir la ingesta total de calorías pero de forma proporcionada, de tal manera que mantengamos la estructura de una dieta equilibrada.

3Selección del plato principal

Las comidas de empresa suelen tener platos principales cerrados, dando a elegir entre carne o pescado. Si es así, pide siempre el que sea a la plancha y sin salsa. En el caso, de que no haya o sean ambos con salsa, pide al camarero que te la sirva en un cuenco aparte, así podrás servirte menos, y te quitarás calorías.

2El postre

Si de esto no te puedes privar ni por asomo porque, directamente, no te da la gana, intenta siempre compartir un poco de tarta o helado con algún compañero. Y para acabar, un truquito: “Es bueno terminar con una taza de  té verde, ya que ayuda en el proceso de pérdida de peso porque contiene cafeína, catequinas y polifenoles que ayudan a acelerar el metabolismo, haciendo con que el organismo gaste más energía, facilite la digestión, regule el intestino y combata la retención de líquidos.” afirma Nerea.

1Las copas

Y sí, llego la hora de la verdad, si quieres acompañar a tus compañeros durante la celebración, te encanta el gin tonic, por ejemplo, pero no quieres meterle más calorías a tu cuerpo, prueba con la versión low cost, lo que llaman el fake tonic: tónica con limón. “El fake tonic tiene el mismo aspecto que el Gin Tonic y además engañará a tu paladar si estás acostumbrado al sabor amargo de la tónica, ya que te sabrá muy parecido. Con esta bebida no solo evitarás el alcohol, sino también las bebidas azucaradas como la Coca-Cola.”, nos cuenta nuestra experta.