Castañas, el fruto seco más completo

Ya ha llegado el otoño, y con él las tradicionales castañas. Sin embargo, aunque creemos que es solo una buena y entretenida merienda, lo cierto es que estos frutos secos están llenos de beneficios para la salud y los podemos usar en la cocina.

Combaten el envejecimiento
Las castañas contienen una gran cantidad de vitamina C, un potente antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres y a eliminar las toxinas del organismo. Además, también son ricas en manganeso, otro eficaz antioxidante que contribuye a frenar el envejecimiento prematuro de la piel.
Controlan la presión arterial
Cuando se trata de reducir la presión arterial, pocos minerales son tan eficaces como el potasio. Éste funciona como un vasodilatador, lo que aumenta el flujo sanguíneo y libera la tensión en vasos y arterias constreñidas. Por ello, gracias a su alto contenido, disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Te darán sensación de saciedad
Los carbohidratos que contienen son los denominados “complejos», lo que significa que el organismo los absorbe lentamente, de modo que mantienen los niveles de azúcares equilibrados y eliminan la sensación de hambre muy rápido. Además, las castañas también son perfectas para combatir el cansancio y la fatiga, ya que aportan mucha energía.
Mejoran la función cerebral
Debido a su gran aporte de vitaminas del grupo B, contribuyen a mantener en buen estado la salud de nuestro cerebro. Pero no solo eso, su contenido de ácidos grasos esenciales también ayuda al correcto desarrollo neurológico.

Favorecen el crecimiento del cabello
La vitamina A es indispensable para que el cabello esté sano y fuerte. Su carencia provoca que las raíces se debiliten y el pelo se caiga con mucha mayor facilidad. Por ello, consumir alimentos ricos en vitamina A, como las castañas, ayuda a fortalecerlo para que crezca más resistente en menos tiempo. Además, la vitamina A también juega un papel muy importante en el cuidado de los ojos, ya que ayuda a prevenir múltiples enfermedades oculares.
Son bajas en calorías
Alrededor de la mitad de la composición de las castañas está formada por agua por lo que aportan muchísimas menos grasas que el resto de frutos secos (100 gramos tienen más o menos entre 3 y 5 gramos de grasa, mientras que el resto de frutos secos superan 45 gramos por la misma cantidad). En cuanto a las calorías cada castaña aporta
alrededor de 15 calo-rías, por lo que son perfectas para incluir en las dietas de pérdida de peso.

Ayudan a subir el ánimo
Está demostrado que el consumo regular de castañas ayuda a mantener el sistema nervioso en buen estado y a combatir la ansiedad y la depresión.