Bajo la apariencia de un producto saludable se esconden muchos que quizá no lo son tanto. Y es que, existen numerosos ingredientes bajo los que el azúcar se oculta, como la dextrosa, la sacarosa, la fructosa… El problema es que nuestro cuerpo no es capaz de detectar si es azúcar o edulcorantes lo que ingerimos, por lo que nuestro organismo segrega insulina para transportar ese ‘dulzor’ a la sangre.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo de esos azúcares no supere el 10% de la ingesta calórica diaria. Para ello, es muy recomendable leer las etiquetas de todos los productos para ver los ingredientes que contiene y comprobar que posee menos de 10 gramos de azúcar por cada 100 del producto. Recuerda que dichos ingredientes estarán ordenados de mayor a menor cantidad. Debes evitar aquellos en los que el azúcar o similares se encuentren entre los primeros.

Panes

Muchos de los panes que venden como “integrales” tienen un bajo porcentaje de harina integral, siendo bastante superior la de trigo. Además, están repletos de azúcar y sal. El pan de molde esconde, aproximadamente, 4 gramos de azúcar por rebanada.

Cereales

Si eres de los que da cereales a tus hijos en el desayuno, que sepas que les estás dando puro azúcar. También la mayoría de comidas preparadas para bebés poseen unas cantidades de azúcar que la OMS considera inapropiadas, a veces hasta el 30%. Así que, lee los ingredientes.

Jamón york o pavo light

Son productos que muchas veces están recomendados para adelgazar, pero debes tener cuidado porque en su composición hay trazas de azúcares.

Yogures

Que no te den gato por liebre, los yogures 0% grasa que compras para mantener la línea pueden llevar azúcar. Consúmelos alternándolos con los naturales sin azúcar de toda la vida y endúlzalos con fruta o stevia.

Zumos

Es un secreto a voces que los zumos industriales sobrepasan el azúcar recomendado y están repletos de edulcorantes. Si los tomas, que sea de forma ocasional, no a diario.

Tomate frito

Muchos de los botes de tomate frito tienen como ingrediente el azúcar. Vigila las cantidades y no sumes azúcar innecesario.

Y además…

Puede que no lo sepas, pero muchos de los productos que metes en tu carrito de la compra de forma habitual son insanos, repletos de azúcares y aceites y harinas refinados. Intenta comprar aquellos que tengan menos de cinco ingredientes.

En las etiquetas de los productos, los ingredientes deben ir ordenados de mayor a menor cantidad con sus respectivos porcentajes