Qué hacer para evitar robos (y sustos) en casa

Si has tenido la mala suerte de encontrarte tu casa desvalijada, entenderás el desasosiego que causa ver todo revuelto. Sabemos que no hay fórmulas secretas o seguras, pero por lo menos: hay pautas para frenar en seco a los ladrones y evitar los robos

El 60% de los españoles están preocupados por los robos, por si alguien entra en su casa. Y casi el 40 viven atemorizados por verla invadida y ver perdidos sus recuerdos y enseres valiosos.

Los datos, del Instituto Sondea para Securitas Direct (www.securitasdirect.es), arrojan sin lugar a dudas una preocupación creciente: tenemos pánico a que nos roben. Y ya no solo por el hecho de que nos quiten nuestras pertenencias, sino por el desamparo y la sensación de ver violada nuestra intimidad. Los puentes, periodos vacacionales y los días de Navidad, típicos de ir a casas de otros familiares, aumentan esa inquietud.

Muchos creen que con tener una buena puerta blindada es más que suficiente para evitar los robos. Pero ni todas son igual de seguras, ni solo eso basta. Según  Ignacio Jiménez del Castillo, Director de Relaciones Institucionales de Securitas Direct, “una buena alarma disuade  a los ladrones, pero también el hecho de tener una buena puerta acorazada”. En cualquier caso, hay que tener en cuenta muchas otras cosas.

No hagas ostentación de nada, llamarás la atención de los ladrones.

A veces la tentación de mostrar exageradamente nuestras pertenencias puede resultar una pista a seguir por los amigos de lo ajeno. Coches, ropa de marca, relojes o bolsos caros, puede ser un gancho que llame la atención.

Estudia que sistemas de robo hay en internet.

Los ladrones adaptan su modus operandi a las nuevas tecnologías. En la red hay, como todo en la vida, cosas buenas… y también malas. En internet se pueden encontrar kits completos para perpetrar robos. De hecho, hay tutoriales que explican cómo llevarlos a cabo y qué hacer para no ser pillados. Llegan incluso a hacer barridos de Bluetooth con su móvil para identificar la casa y ver si hay gente dentro o no. Si conoces qué sistema emplearán los ladrones, también podrás combatirlos.

Pon todos los mecanismos disuasorios que puedas.

Hay que combinar elementos físicos y electrónicos de seguridad. Todos los sistemas que obligan a un ladrón a invertir tiempo y le exigen hacer mucho ruido para derribar esas barreras, serán de ayuda. Puertas blindadas, rejas, persianas metálicas, cerraduras… Si además todo eso lo combinas con una alarma conectada a una central, sensores, cámaras… mucho mejor.

Mucho cuidado con las redes sociales.

No des pistas sobre si sales o entras, compras o no… Cuidado con las fotos en Instagram o en Facebook de tus viajes o salidas de fin de semana. No se trata de no ponerlas, sino de hacerlo a destiempo o despistar con otros mensajes. Así nadie, salvo tus allegados, sabrá de verdad dónde estás.

¿Más ayudas? Desactiva la geolocalización de tu móvil y desvía las llamadas del fijo al móvil… Deja también algunos detalles para que piensen que hay alguien en el interior, como alguna luz que se active por la noche.

Cuidado si es lunes, tienes un chalet y vives en una zona aislada.

Estadísticamente, son los tres datos peligrosos. Los días en los que más atracos se cometen son los lunes y, concretamente, entre la una y las cuatro de la mañana. Las casas que más se atracan son las aisladas y los restaurantes son los negocios en los que más se roba.

Y no olvides lo más importante. Revisar y pasar cerraduras, conectar la alarma o avisar a familiares de que te vas. Hay veces que, por despiste, se olvida lo principal.