Llegó la primavera: trucos para hacer el cambio de armario con éxito

Te damos las claves para guardar la ropa de invierno y recuperar las prendas que tanto te gustan de la forma más eficaz

Ya huele a primavera y eso indica que se acerca el momento de hacer el cambio de armario. Tenemos que decir adiós a las bufandas y los abrigos para dar paso a ropa más ligera. Para muchos, esto suele suponer una verdadera pesadilla, pero OhMyBox! tiene las claves para hacerlo de la manera más eficaz.

Lo que está claro es que debemos tener el armario ordenado para sentirnos más cómodos en casa. ¡Tener tus espacios organizados ayuda también a equilibrar tu vida! A continuación, los mejores trucos para almacenar la ropa de invierno y sacar la de primavera

Decidir qué guardar y qué no

El cambio de armario es el momento ideal para revisar nuestra ropa y quedarnos con aquellas prendas que realmente queremos conservar, ya sea porque las usamos a menudo o porque les tenemos especial cariño. Para hacer esta selección, una buena opción es colocar toda la ropa encima de la cama. Así podremos echar un vistazo a la cantidad de cosas que tenemos y hacernos una idea de lo ocupan.

Una vez hayamos decidido qué queremos conservar y qué no, para mantener el armario ordenado, una muy buena solución es guardar la ropa de otra temporada en un trastero urbano. De esta manera la ropa no ocupará espacio en el hogar y estará en buen recaudo y a mano siempre que la necesitemos.

Comprar perchas iguales

Aunque parezca un detalle al que no damos mucha importancia, usar las mismas perchas, del mismo color, dará armonía a nuestros armarios. Además, es importante que estén todas a la misma altura para que sea más sencillo localizar las cosas. También, es básico intentar colocar una sola prenda por colgador. Las camisas, los vestidos y las chaquetas siempre deben ir colgados y, si queda espacio, también los pantalones. Para la ropa de invierno que guardemos en el trastero, se pueden usar cajas o incluso comprar una burra donde colgar las prendas para que no se arruguen.

Usar pastillas de jabón o bolsitas de flores secas

Se puede aprovechar el momento del vaciado de armario para hacer una limpieza a fondo de los cajones. Y luego los podemos perfumar con bolsitas de flores secas que dejan buen olor o pastillas de jabón para conseguir el mismo efecto. Así lograremos que la ropa huela bien y que la sensación de limpieza dure más tiempo. Este mismo consejo se puede aplicar al dejar la ropa en el trastero. De esta manera, cuando nos la volvamos a poner la siguiente temporada, parecerá que la ropa está recién salida de la lavadora.

Apostar por el doblado vertical

Lo último y lo que más se lleva en los armarios. Es la mejor manera de aprovechar el espacio y, además, la ropa no se arruga y los cajones pueden quedar de catálogo. Hay incluso muchos tutoriales por internet para aprender este arte. Un arte que también servirá para guardar toda aquella ropa que no vamos a usar en cajas. Así lograremos que, en un mismo espacio, se puedan almacenar más prendas.

Revisar la ropa

El cambio de armario es un buen momento para repasar botones, costuras y lavar o llevar a la tintorería lo que no esté en buen estado, pero que queremos seguir usando. También es recomendable repasar la ropa interior, las medias y los calcetines, para revisar que no tengan ningún agujero o desperfecto.

Disfrutar de hacer el cambio de armario

Hay que afrontarlo como unas horas dedicadas a nosotros, a hacer algo divertido y que nos va a reportar muchos beneficios en nuestro día a día. Para hacerlo más ameno, incluso podemos ponerle ritmo escuchando nuestra música preferida. Un mismo truco que se puede aplicar en el trayecto de casa al trastero, ¡podemos llegar a nuestro destino escuchando el grupo que más nos gusta!

Una última recomendación: siempre conviene que el cambio no sea absoluto. Hay muchos días de primavera que aún puede hacer frío. Por ello, es preferible dejar alguna prenda de abrigo, como alguna chaqueta o jersey grueso, por si algún día bajaran las temperaturas.