Es jovencísimo, y está lleno de entusiasmo y de ganas de cambiar el mundo. Rubén De La Cerda Sánchez (28 de Febrero de 1996) nació en Caravaca de la Cruz, Murcia, estudió Ingeniería Naval y Oceánica y es desde hace casi un año técnico de investigación, desarrollo e innovación en Kanna, la empresa familiar de calzado artesanal. Pero él es también uno de los responsables de un innovador proyecto, Life Kanna Green, con el que podemos ayudar al planeta.

Cuéntanos, ¿de qué estamos hablando exactamente?

Pues de una revolución en el sector de la moda, y en concreto en el sector del calzado, con la que se consigue cerrar el círculo diseñando y produciendo zapatos sostenibles, elaborados con materiales provenientes de los zapatos que ya no se usan. Es un proyecto europeo financiado parcialmente por la Unión Europea y que Kanna está liderando en colaboración con Cambio Circular.

¿Cómo surge el proyecto?

Desde el origen de la marca, el principal elemento que usamos es el yute, un producto ya de por si natural. Pero desde hace años Kanna trabaja para hacer sus zapatos aún más sostenibles, utilizando residuos agrícolas, como la cáscara de arroz, algas o posos de las cápsulas de café, por ejemplo. Con eso se consigue hacer de un residuo un recurso y también se disminuye el uso de goma en la fabricación de las suelas. Life Kanna Green es un paso más ambicioso. Ahora se utilizan los propios zapatos, al final de su vida útil, para hacer nuevos zapatos.

¿Cómo es el proceso de fabricar zapatos reciclando zapatos?

Es un círculo sin inicio y final. Utilizamos materiales sostenibles y pensamos en el futuro desmontaje de esos zapatos. Cuando llega el final de su vida útil, que deseamos que sea tras mucho tiempo, se recolectan a través de los contenedores verdes que estamos instalando en tiendas por toda Europa. Los zapatos son clasificados; los que están en relativamente buen estado para poder reutilizarlos son donados a Proyecto Abraham o a otras asociaciones y el resto son desmontados. Separamos y clasificamos sus distintas partes, según el tipo de material, y estos se utilizan en el proceso de fabricación de nuevos zapatos, que tras su larga vida de uso podrán volver a ser depositados en el contenedor verde, comenzando de nuevo el ciclo.

A veces la etiqueta eco conlleva no tanto un aumento de calidad sino de precio, ¿qué hace a Life Kanna Green diferente?

Nuestro estándar de calidad es alto, y es uno de los principalesmotivos por los que nos buscan nuestros clientes. Todo este proceso tiene un coste y eso se ve reflejado en el producto, claro, pero el cliente es consciente de esto, lo entiende y también lo valora.

¿A quién os dirigís?

Pues en general a toda mujer que le guste la moda y los zapatos. Pero he de decir que la clienta de Kanna es muy variada y con un rango de edad amplio.