La periodista se incorporó a Cuatro al día en sus inicios, en 2018, y, ahora, además de ser colaboradora habitual, sustituye en verano a su presentador oficial, Joaquín Prat. Curtida en los informativos, Mónica Sanz Leliana (50) ha superado con nota ponerse al frente de un programa en directo de más de tres horas de duración.

¿Cómo llegaste a Cuatro al día?

Yo estaba en Informativos y cuando decidieron hacer Cuatro al día nos pasaron a algunos miembros de la redacción. En la etapa inicial estaba con Carme Chaparro, dando apoyo en las informaciones y cuando llegó Joaquín Prat seguí allí, encantada y aprendiendo cada día.

¿Qué sentiste cuando te dijeron que ibas a sustituirlo?

Fue un poco shock al principio, no me lo esperaba y fue una oportunidad inmensa que no podía desaprovechar. Era un reto importante, porque nunca había hecho un programa en directo, tan largo y tan distinto a los informativos que era donde yo había desarrollado mi carrera. Pero me hizo mucha ilusión y encantada de que confiaran en mí. Además, me sentía respaldada por un gran equipo y lo disfruté un montón.

¿Pensabas que la tele iba a ser tu camino profesional?

Cuando empecé a trabajar no, porque me gustaba mucho la radio. Cuando acabé la carrera hice un master de radio pero luego me surgió la posibilidad de pasar a Canal +. La información me gustaba mucho y decidí subirme al tren. Cuando llegué a la tele me enamoré de ella. Lo bueno es que es un medio en que tiene posibilidades infinitas de seguir aprendiendo. Empecé en informativos puros y ahora hago otro tipo de programa.

¿Tú ya querías ser periodista desde niña?

Pasé por la fase de querer ser veterinaria, luego profesora porque mi madre era maestra, pero al final ya me decidí por el periodismo y creo que acerté.

¿Cuál es el viaje que más te ha marcado?

Viajar es mi pasión y tengo grandísimos recuerdos de muchos sitios pero me quedaría con la República Democrática del Congo que me marcó y del que nació un bonito proyecto personal.

¿Y cuál tienes pendiente de hacer?

América Latina es mi próximo destino porque solo he estado en Argentina y Chile y quiero conocer México, Perú…

¿Qué crees que has ha ganado con los años?

En seguridad y en amigos pero, sobre todo, en tranquilidad. Los años te dan ese poso porque cuando empiezas todo se te hace un mundo y con los años te das cuenta que con esfuerzo y pasito a pasito todo se consigue.

Háblame de la Asociación Tabaiba.

Es una asociación que nació en 2019 de un viaje a la República Democrática del Congo para construir un orfanato. Ya está prácticamente acabado, hay 130 niños y me siento muy orgullosa. Estoy deseando ir a verlo pero estamos siempre en contacto y sé que va muy bien.

Por curiosidad, cuéntame por qué naciste en Lovaina (Bélgica).

Porque mis padres vivieron allí diez años. Mi padre trabajaba en la Universidad de Lovaina y allí nacimos mi hermano y yo, pero me vine con tres años a España. Mi madre es aragonesa y mi padre valenciano así que soy 100% española.

Además...

¿Sabías que...?

Con su Asociación Tabaiba ha construido un orfanato en la República Democrática del Congo donde ya acogen y educan a 130 niños y niñas.