A pesar de llegar a ser la Primera Dama, Eva María Duarte, fue más conocida por ser la líder política que luchó por los más desfavorecidos y consiguió el voto de las mujeres argentinas con el apoyo de millones de personas. Evita, que era como la llamaba el pueblo y más tarde el resto del mundo, nació el 7 de mayo de 1919 en una familia humilde de un pueblo de Buenos Aires, Los Toldos, junto a cuatro hermanos.

Tras la temprana muerte de su padre la familia se vio muy afectada económicamente y decidieron mudarse a la ciudad de Junín donde comenzaron a progresar y donde Eva comenzó a desarrollar su faceta artística en el colegio.

Actriz de vocación

Eva, con tan solo 15 años, decidió mudarse a Buenos Aires para convertirse en actriz. Recién llegada consiguió un papel secundario en la compañía teatral de Eva Franco y en 1935 debutó en la obra La señora de los Pérez y, poco a poco, consiguió reconocimiento. Además de diferentes papeles en películas y obras de teatro, también trabajó como modelo de algunas revistas de espectáculos.

Pero su verdadero éxito le llegó como locutora y actriz de radioteatros con obras como Oro blanco o Los jazmines del ochenta, entre obras y así, poco a poco, fue forjándose su propia estabilidad económica. En 1943 fundó el primer sindicato de trabajadores de la radio, la Fundación Radial de Argentina, de la que llegó a ser presidenta.

Su carrera como actriz siguió creciendo hasta la última película que realizó y en la que, precisamente, ya era la protagonista La pródiga, dirigida por Mario Soficci. Mientras se preparaba el estreno de la película, se produjo el golpe de Estado y todo cambió. Sin ella saberlo, los acontecimientos políticos del país marcarían el nuevo rumbo de la aspirante a actriz, Evita.

Y llegó el amor

En 1944, Argentina atravesaba una época de grandes cambios políticos y sociales. Gracias a la industrialización se produjeron muchas migraciones del campo a la ciudad, comenzaron a surgir los sindicatos de trabajadores y se unieron para formar una alianza.

Uno de los encargados de esta alianza fue el coronel Juan Domingo Perón. Eva y Perón se conocieron en un acto en beneficio de las víctimas del terremoto que destrozó la ciudad de San Juan y desde entonces se convirtieron en inseparables.

Un mes después de conocerse ya vivían juntos pero, en 1945, se produjo el golpe de Estado dirigido por el general Ávalos, lo que provocó la dimisión de Perón y su detención. Fue entonces cuando tuvo lugar la movilización obrera del 17 de octubre pidiendo su liberación y unas elecciones.

Según la versión tradicional la intervención de Eva Perón en la movilización obrera fue decisiva aunque según los historiadores no intervino tanto como se cree. A pesar de esto, con la campaña electoral para las elecciones presidenciales del 24 de febrero de 1946 comenzó su carrera política acompañando a su marido, con quien se casó tras su liberación.

Su participación en la vida política fue todo un acontecimiento histórico en Argentina, ya que era la primera mujer de un candidato que le acompañaba en sus giras con gran protagonismo.

Carrera política

Tras la campaña electoral el 24 de febrero de 194 Juan Domingo Perón se alzó con la victoria. La intervención de Eva en la política estuvo siempre unida a su buena relación con la clase trabajadora y el pueblo más vulnerable gracias a su empatía, también conocidos como ‘descamisados’, haciendo referencia al proletariado argentino.

Esto la convirtió en una líder amada por el pueblo, pero si existe algo por lo que es mundialmente conocida Eva Perón es por llevar el sufragio femenino a Argentina durante el gobierno de su marido.

A los tres días de la victoria de su marido, Eva dio su primer discurso defendiendo el sufragio femenino y, en 1947, ambos fueron de gira por diferentes países del mundo en los que Eva trataba de mejorar las condiciones de los trabajadores de cada país y ese mismo año se aprobó la Ley Evita que establecía la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres y el sufragio universal en Argentina.

“Nuestra voz ha sido escuchada. Gracias a la revolución y a nuestro líder se han reconocido al fin los derechos políticos que durante tanto tiempo nos fueron negados. Ahora podemos votar. Mujeres compatriotas, amigas mías, ¡sepamos también votar!”.

Eva siguió luchando por los derechos de las mujeres y fundó el Partido Peronista Femenino para que las mujeres pudiesen involucrarse en la política y tener un papel más activo en la sociedad.

De esta manera en las siguientes elecciones que se celebraron en 1951 y en las que votaron también las mujeres por primera vez en Argentina, algunos sindicatos la propusieron a ella como candidata, pero los sectores más conservadores prefirieron a Perón.

Eva Perón fue propuesta para el cargo de presidenta y vicepresidenta

Amada y odiada

Siguiendo con su llamada Cruzada de ayuda social, Eva creó la Fundación Eva Perón en 1948 con el objetivo de crear asistencia social donde ella misma se ocupó de muchos aspectos, consiguiendo empleo a muchas mujeres. Construyeron hogares y colegio y ayudaron a familias sin trabajo, entre otras labores que realizaron.

Evita fue muy querida por su pueblo, pero también generó rechazo entre las clases más altas, el llamado antiperonismo, una posición política en contra del régimen de su marido que también la afectó a ella.

La discriminaron por su conducta y asumir roles que en ese momento no eran considerados los apropiados para mujeres y también llegaron críticas por apoyo al colectivo homosexual, sobre todo en el momento en el que dio asilo a Miguel de Molina, el bailarín español que fue torturado y expulsado de España por el franquismo.

Viaje a España

Fue el 8 de junio de 1947 cuando la vida de Eva Perón daría un nuevo rumbo. Llegó a España, que se encontraba bajo la dictadura de Franco. Era un país aislado que sobrevivía a la posguerra gracias a los alimentos que enviaba Argentina. Eva llegó como enviada especial de su marido y en España dejó la semilla de lo que había conseguido en Argentina como el voto femenino.

Pero su gran logro fue el indulto de Juana Doña, una líder comunista, feminista, sindicalista y la última mujer condenada a muerte del régimen de Franco ya que Eva exigió que se le perdonase la vida o retiraría las ayudas a España.

La enfermedad

Eva Perón enfermó de cáncer de cuello uterino y tras varias intervenciones y sesiones de radioterapia se publicaron sus dos últimos libros La razón de mi vida y Mi mensaje, donde escribió sobre su muerte:

“Tal vez un día, cuando yo me haya ido definitivamente, alguien dirá de mí lo que muchos hijos suelen decir, en el pueblo de sus madres cuando se van, también definitivamente: ¡Ahora recién nos damos cuenta que nos amaba tanto!”.
En 1952 Eva entró en coma y falleció a la edad de 33 años.

Tras su muerte se decretaron dos días de luto nacional y se sucedieron homenajes que perduran hasta nuestros días.

La Asociación de Trabajadores y Trabajadoras (CGT) la proclamó Mártir del Trabajo tras su muerte y solicitó al gobierno que decretase los máximos honores.

Vuelta a Buenos Aires

En 1955, durante la dictadura autodenominada Revolución Libertador, el régimen que expulsó a Perón del poder, entraron en el edificio de la CGT, donde se guardaba el cuerpo embalsamado de Eva y tras quemar banderas y derribar el busto de Eva se llevaron su cuerpo manteniéndolo en un camión durante varios meses.

Las versiones de qué pasó con el cuerpo de Eva se han ido multiplicando con el tiempo ya que estuvo cambiando de sitio, incluso de país, durante años hasta que por fin, el 17 de noviembre de 1974, sus restos volvieron a Buenos Aires durante el tercer y último mandato de Perón, ya que murió un año después.

La intención fue construir un mausoleo para guardar los restos de ambos, pero nunca se construyó ya que con el golpe de Videla se canceló y se decidió enterrarlos juntos en el cementerio de La Chacarita, donde no cesan de llegar personas de todas partes del mundo para visitar su tumba.

Fue proclamada Mártir del Trabajo y considerada Santa Patrona por la población

Además...

Sabías que...

Eva Perón, además de su trabajo como política y artista tuvo mucha influencia en la moda, llegando a ser considerada la favorita por Christian Dior.