Cómo conseguir un maquillaje impecable y perfecto

Vamos a partir de una premisa: el maquillaje es un juego y tienes que perderle el miedo y divertirte. No hay reglas para un maquillaje perfecto e impecable. Podemos darte algunas pautas, pero a lo mejor lo que es bueno para unas, no funciona para otras. Porque no todas tenemos el mismo tono de piel, y las hay mixtas, grasas, deshidratadas… Pero es que, por encima de todo está tu gusto personal. Y da lo mismo lo que digamos, si tú tienes un ojo encapotado pero te gustan las sombras oscuras, adelante. Si tienes el rostro alargado pero te encanta el contouring, fenomenal. Lo importante es llevarlo con alegría.

Pero te damos algunas claves básicas y universales, por si quieres seguirlas. Esta vez son poquitas, pero iremos dando más, así que estad atentas.

Hidratar, hidratar e hidratar

No solo tu piel se verá luminosa y radiante, sino que conseguirás que el maquillaje te dure más. Pero si te da mucha pereza lo de ponerte crema hidratante y luego base de maquillaje, pásate a una BB Cream que integra hidratante, tratamiento y color, con SPF. Hay infinidad, y de todos los precios. Busca la tuya.

Rizar las pestañas y aplicarte máscara.

El momento adecuado para rizarlas es cuando están limpias, antes de poner el producto, así no se te romperán. Y cuando hablamos de máscaras pensamos en el color o en que sean o no waterproof, pero nada más. Error. La forma del cepillo es fundamental, porque determina el resultado y la expresión de tu mirada. “Si te sueles manchar al maquillarte pero quieres volumen, te vendrá bien un cepillo de pelo corto y no muy ancho. Si quieres respetar la forma natural de tus pestañas añadiendo algo de volumen y definición, elige un cepillo de silicona. Los cepillos curvados se inventaron para las mujeres que quieren volumen y curvatura y saben jugar con la parte cóncava y convexa del cepillo”, aclara Estrella Corral, brand manager de LOLA Make Up y maquilladora.

Y es fundamental cerrar bien la máscara de pestañas para que no se seque

Busca el tono de la base que te va bien.

¡Quién no se ha probado la base de maquillaje en la mano? Pues todas lo hemos hecho mal. Extiende una pequeña cantidad en la mandíbula y si se mezcla con tu color natural, genial, es esa. Y no te agobies con lo de los tonos fríos o cálidos, los subtonos amarillos… Eso ya son palabras mayores.

El mundo de las brochas.

Cada una tiene su cometido por su forma, pero también influye el tipo de pelo. Ahora triunfan las de pelo sintético, perfectas para aplicar todo tipo de productos, líquidos, en crema, en polvo… Pero recuerda que debes lavarlas al menos una vez a la semana. Basta con un poco de agua fría y jabón neutro y dejarlas secar en horizontal.