Las cinco claves para desmaquillarte bien y conseguir una piel perfecta

Beber mucha agua, dormir ocho horas, desmaquillarse bien antes de acostarte... ¿No os da rabia cuando alguien os dice que su secreto de belleza es algo de eso o una buena genética? Muchas de nosotras hacemos todo eso y nada y además, aunque seas un ángel de Victoria's Secret, hay días que nos da el bajón y nos vemos horrorosas. 

Pero bromas aparte, hay algo que nos une a todas y nos da una pereza horrorosa: lo de desmaquillarte por la noche. Y sin embargo, y ahí somos inflexibles: ese es el secreto de lucir un rostro sano y radiante. Jamás, y repetimos, jamás, te acuestes sin haberte quitado antes todo el maquillaje.

Pero, ¿lo hacemos bien? Llegados a este punto vamos a hablar de cómo realizar un buen desmaquillado del rostro, ojos y labios, sin olvidar limpiar, tonificar e hidratar la piel. Y no importa que no nos hayamos maquillado durante el día.

La maquilladora profesional Cristina Lobato  (www.cristinalobatomakeup.com), especialista en trabajar con aerógrafo de alta definición. tiene las claves para realizar un buen desmaquillado. A contibuación te decimos cuáles son los errores más comunes que solemos cometer y cómo evitarlos.

Frotar el ojo en movimientos circulares para desmaquillar

De esta forma lo único que conseguimos es no retirar el producto de las pestañas, y además se mancha todo el contorno de los ojos.

Lo que deberíamos hacer… Corta un disco de algodón por la mitad y ponlo sobre la zona de la bolsa. Con la otra mitad empapa bien la pestaña con el ojo cerrado y retira deslizando suavemente. Por último, coloca el algodón en la parte superior del párpado y desliza desde la raíz de las pestañas hacia arriba.

Aplicar poca leche limpiadora

La leche limpiadora, mejor en grandes cantidades. Es necesario aplicar el producto en abundancia porque si aplicamos poca cantidad la piel la absorberá y no realizará su función de limpieza.

Lo que deberíamos hacer… Aplicar suficiente cantidad para que la piel se sature y no la quiera absorber. De esta manera, irá arrastrando todo el maquillaje y la suciedad. Solemos retirarla con discos de algodón pero Cristina Lobato recomienda hacerlo con tisú, se gasta menos cantidad y se elimina el maquillaje de forma más rápida.

Limpiar la piel e hidratar directamente

Tras desmaquillar y limpiar la piel, muchas mujeres hidratan directamente con su crema facial. No, ese es un gran error.

Lo que deberíamos hacer… Tonificar la piel antes de hidratar. El tónico va a retirar restos de limpiadora que siempre se quedan en la piel e incluso puede que salga suciedad que ésta no ha conseguido retirar. La función primordial del tónico es reequilibrar el ph de la piel porque por sí sola tarda en recuperarlo aproximadamente dos horas. Sin embargo, con el tónico reequilibramos de manera inmediata.

No desmaquillar o limpiar la zona del cuello

A veces nos olvidamos de esta zona. Al maquillar también debemos tenerla en cuenta para difuminar la base hacia la zona del cuello y evitar cortes. Por eso, es importante prestar atención y desmaquillar esta zona.

Desmaquillar los labios con leche limpiadora o agua micelar

Es preferible utilizar un producto de fórmula suave. Empapa un disco de algodón y comienza deslizando con suavidad el labio inferior, desde la comisura al centro. Primero una mitad del labio y a continuación la otra, del mismo modo el labio superior.

Y ya sabes, después usa tónico, una técnica de nuestras madres que vuelve con fuerza y es ya un imprescindible en nuestra rutina. Cuando se asiente, es el momento del sérum y de la crema de noche. Y ya si utilizas una crema para el contorno de ojos, perfecto.

 

Pero sobre todo, sé constante. Los resultados de todas las rutinas de belleza no se notan de un día para otro. Date tiempo.