Maquillaje sí, pero con vitaminas

Las vitaminas son esenciales para mantener la piel sana y con las defensas en guardia para afrontar los rigores del invierno, como el frío, el viento o los choques térmicos. Pero también los calores del verano.

Con el paso de los años, tu piel se hace más vulnerable a los cambios estacionales y, con la llegada del otoño, necesita un chute de energía. Pero tranquila, ya no hace falta un interminable ritual de belleza para rejuvenecer, iluminar y revitalizar tu piel. Ahora tu mejor aliado es tu maquillaje diario, pero con un toque extra de vitaminas.

Hoy en día, existen multitud de cosméticos que ya han incorporado las vitaminas entre sus componentes: bases de maquillaje, polvos compactos, hidratantes con color… Las vitaminas son un ingrediente básico que no puede faltar en tu neceser. Te contamos cuáles son las mejores. Pero, ¡ojo! guarda siempre tu maquillaje en un lugar seco y oscuro, ya que el aire y la luz hacen que las vitaminas y los antioxidantes se oxiden más fácilmente.

VITAMINA A

También llamada retinol. Ayuda a estimular la formación de colágeno y ácido hialurónico, los encargados de mantener la tersura y elasticidad de la piel. Por otro lado, beneficia el proceso de renovación celular y minimiza las líneas de expresión y las arrugas. Además, previene las manchas que aparecen con la edad. Aparte de los cosméticos de maquillaje, también la incluyen muchos aceites, como el de rosa mosqueta, que te ayudará a reducir visiblemente las cicatrices.

 

VITAMINA B

Lucha contra el envejecimiento prematuro de la piel. A pesar de ser muy hidratante, esta vitamina también es ideal para controlar la segregación de sebo, por lo que evita problemas como el acné y los puntos negros. Y si tienes el cabello y las uñas debilitadas, recuerda aplicar cosméticos ricos en vitaminas del grupo B, ya que el 50% de producción del cabello y uñas se debe a esta vitamina.

VITAMINA C

Es un poderoso antiedad. Contribuye a frenar la pigmentación de la piel y a reducir las manchas oscuras. Además, aporta un extra de energía al instante, y te ayudará a recuperar tu piel tras los daños causados por factores externos como el sol, el viento o la contaminación ambiental.

VITAMINA D

Es la protectora por excelencia, ya que ayuda a mantener la barrera epidérmica en las condiciones adecuadas, evitando así su deshidratación.

VITAMINA E

Combate las arrugas y reduce las líneas de expresión más marcadas. También previene y trata el acné, y los puntos negros, así como posibles descamaciones e imperfecciones en la piel.

VITAMINA K

Es la mejor para las pieles que sufren dermatitis atópica, ya que actúa como calmante. Pero además de evitar la irritación de la piel, la vitamina K también contribuye a  revitalizarla de forma natural, devolviéndole luz y brillo. ¿Más? Es extremadamente eficaz para lograr camuflar las ojeras.