¿Maquillaje natural? Cómo conseguir el rostro perfecto en seis pasos

Esta vez nada de look de fiesta ni súpersofisticado. Apostamos por un maquillaje natural, el make up no make up, que se ha convertido en toda una tendencia dentro del mundo de la belleza. Pero eso sí, hay que trabajar muy bien el rostro para ganar luminosidad y que este luzca natural y sin imperfecciones.

Tranquilas, con unos sencillos trucos, y en seis pasos, lograremos borrar las huellas del cansancio en la cara y lucir radiantes en nuestro día a día. En cuanto tengas práctica, sólo te llevará diez minutos.

Utiliza una base natural

Sobre una piel perfectamente hidratada, usa una base de cobertura ligera a media, que iguala tu tono de piel pero no hace que esta se note pesada. Puedes añadir a tu base unas gotas de suero enriquecido en vitamina C para aportar una dosis extra de hidratación y luminosidad.

También puedes elegir una BB, CC o DD cream que son cremas que reúnen muchas funciones en un solo producto: iluminan, dan color, hidratan…

Las BB cream son, en general, para las pieles más jóvenes. Es una crema hidratante con color enriquecida con activos regenerantes, que cubre pequeñas imperfecciones.

A partir de los 30 años, es mejor una CC cream, con mayor cobertura. Además de tratar las manchas, elimina imperfecciones y los signos más leves de la edad.

Y para las que tienen más de 40, las DD cream son la opción ideal, porque añaden a todo lo demás un tratamiento antiedad.

Usa corrector

Es fundamental que controles la cantidad: si te excedes en producto, lograrás el efecto contrario. Aplícate poca cantidad y repártela con pequeños toques con el dedo; eliminando los pliegues.

Un mandamiento clave: no utilices un tono muy claro, ya que quedará muy artificial. Y un truco: Matiza la zona con un polvo translucido de textura aterciopelada, que también utilizarás para sellar el resto del maquillaje.

Date un toque de color

Usa un colorete en crema para logran un efecto aun más natural. Si tu piel es muy clara, escoge los tonos rosados, melocotón y corales. Para las que son bronceadas, los ideales son los marrones suaves, dorados y tierra.

Ilumina tu rostro

 

Apúntate al iluminador. Da a tu rostro unos puntos de luz con un efecto natural. Utilízalo en laa parte superior de los pómulos, la punta de la nariz, las comisuras de los labios (en el llamado arco de Cupido), en el lagrimal y en el arco inferior de las cejas.

 

Intensifica tu mirada

La máscara de pestañas será tu aliada, pero no utilices eyeliner. Lo mejor es que tampoco apliques sombras de ojos, pero si lo vas hacer, apuesta por los tonos nude.

Labios naturales

Por último, en los labios, aporta un leve toque de color con un bálsamo reparador que incluya algo de color. Opta por los tonos translúcidos o un sutil color coral.