Al cumplir los 30, se reduce la formación de colágeno. ¿Las consecuencias? Aparecen las primeras líneas de expresión, que además se marcan por los inevitables gestos creando surcos en la piel.

Por ello, es necesario estimular desde fuera la producción de colágeno y otras fibras elásticas, responsables de mantener la tersura cutánea, a través de cremas antiarrugas o intentando llevar una dieta más sana. Ten en cuenta que con el tiempo acabarán instalándose en tu rostro y, aunque podrás disimularlas, no las eliminarás por completo.

Pero existen algunos trucos y consejos que puedes seguir para lograr disimularlas el mayor tiempo posible. Aquí te mostramos algunos de ellos…

Ten en cuenta la edad para tus cremas

Para las chicas más jóvenes lo ideal son las BB cream. Se trata de una crema hidratante con color enriquecida con activos regenerantes, que cubre pequeñas imperfecciones.

A partir de los 30 años, mejor las CC cream que tienen una mayor cobertura que la anterior. Además de tratar las manchas, eliminan imperfecciones y los signos más leves de la edad.

A partir de los 40, las DD cream, que tienen el plus de añadir a todo lo demás un tratamiento antiedad.

Usa corrector 

Es fundamental que lo uses, pero también que controles la cantidad: si te excedes en producto, lograrás el efecto contrario. Recuerda utilizar el tipo de corrector apropiado para cada imperfección: el verde, para imperfecciones rojas (venitas, punto rubí…); el amarillo, para ojeras moradas o azules; el azul y el naranja para manchas más oscuras (tipo solares). Un mandamiento clave: no utilices un tono muy claro, ya que quedará muy artificial. ¿Un truco? Matiza la zona con un polvo translucido de textura aterciopelada.

Hidratantes con ingredientes específicos

Opta por cremas, que además de tener colágeno, incorporen retinol, alfahidroxiácidos, antioxidantes y vitaminas A y C. ¡Ojo! No es lo mismo una antiedad que una antiarrugas. Las primeras están para nutrir, proteger, dar elasticidad a tu piel y ralentizar el envejecimiento, y las segundas están orientadas solo a combatir las arrugas.

Hieloterapia

Es un truco casero para mantener firmes los músculos del rostro. Coloca un hielo en un paño y pásalo por tu rostro con delicadeza.

Aloe vera

Es un regenerador natural de la piel que ayuda a eliminar manchas, cicatrizar y mejorar la apariencia de la dermis. Aplícalo una vez a la semana por el rostro con un suave masaje.

Toma proteínas de calidad

Las proteínas (carne, pescado, lácteos y huevos) actúan como estimulantes para las células y así no perder firmeza.