Hay algunos trucos para poder retrasar la aparición de las canas, entre ellos tomar alimentos que contengan coenzimas como la catalasa. Estas se encuentran en el aguacate, puerro, cebolla, piña, rábano, hígado de buey… Otra de tus mejores aliadas es la vitamina D3, que entre sus propiedades tiene la cualidad de retrasar su aparición. Pero si ya te han salido las canas, recuerda que tienen características especiales, por lo que debes poner una mayor atención en sus cuidados. Te mostramos los trucos y productos que necesitas, ¡atenta!

Plus de hidratación

El pelo con canas se reseca con mucha más facilidad y es indispensable hidratarlo constantemente. Lo ideal es aplicar una mascarilla con ingredientes naturales como el aguacate o el aloe vera una vez por semana, dejándola actuar durante al menos 30 minutos. Otro truco que te ayudará a hidratar, nutrir y fortalecer las hebras es aplicar cada
15 días una buena capa de aceite de coco y dejarlo actuar toda la noche. Al día siguiente aclárate el pelo bien y lávalo de forma habitual.

Protección solar, clave

Aunque a veces lo dejamos en un segundo plano, no debemos olvidar que la protección solar también es fundamental en el cuidado de un cabello con canas. El sol es un potente agresor del cabello y, como tal, exponerse a él durante mucho tiempo puede alterar el color. ¿La solución? Utilizar un aceite protector para el pelo, con esto evitarás que se
intensifique la sequedad y se marchiten las hebras.

Combate la caída

Debido a que la despigmentación del pelo debilita las hebras, también
es muy común perder más cantidad de cabello. Para combatir (y prevenir) este temido problema, las ampollas anticaída pueden ser una excelente opción, dado que
se aplican masajeando directamente en el cuero cabelludo, lo que contribuye a estimular la
circulación sanguínea y ayudar al crecimiento.

Adiós al amarillo

La ausencia de melanina hace que las canas sean más sensibles a la oxidación y se vuelvan amarillentas. Para evitarlo, elige productos específicos como champús o mascarillas que mantengan a raya esos niveles oxidativos. Estas fórmulas contribuyen a neutralizar los efectos de la oxidación con el fin de devolver un color gris brillante y eliminar cualquier tono cobrizo.

Un último truco

Un truco beneficioso, sobre todo si se vive en zonas de aguas duras, consiste en hacer el
último aclarado con agua mineral muy fría, a la que se le pueden añadir unas pocas gotitas de vinagre de manzana. Te aportará un brillo extra (casi metálico) a tus canas y te quitará años de encima.

El estrés y los nervios pueden alterar el funcionamiento de nuestro metabolismo y hormonas, afectando a la producción de la melanina del cabello