Del mismo modo que preparas tu piel con protectores solares seguros antes de tomar el sol, después de todo el verano también debes prestarle mucha atención. Y es que el bronceado en exceso puede acarrear serias consecuencias. Toma nota de todo lo que debes saber.

Problemas principales

Fotoenvejecimiento
Recuerda siempre este dato: el 90% de los síntomas del envejecimiento de la piel están producidos por el sol. Los rayos UVA penetran hasta la dermis y sus efectos son acumulativos. Una exposición al sol excesiva puede ser la responsable del deterioro del colágeno y la elastina, que lleva a la aparición de arrugas.
Quemaduras
El principal problema de las quemaduras es que muchas veces no las advertimos hasta que ya es demasiado tarde. Comienzan con el enrojecimiento de la piel, inflamación y dolor, pero si la quemadura es importante, se pueden formar ampollas.
¡Ojo con ellas! Si no se curan bien, podrían infectarse y provocar lesiones y marcas en la piel irreversibles.
Brotes de acné
La luz solar puede desencadenar también una variedad particular de acné denominada ‘estival’ (o acné de playa). Esto ocurre cuando se combinan los rayos UVA con ciertos productos de protección solar y de cuidado de la piel. El acné estival afecta principalmente a las mujeres de edades comprendidas entre los 25 y los 40 años, especialmente a las que ya sufrieron algún tipo de acné en la adolescencia.
Deshidratación
Las células que forman nuestra piel cuentan con un mecanismo de hidratación natural que la mantiene en perfectas condiciones. Cuando este mecanismo se ve atacado desde el exterior (temperaturas extremas, viento, sol…), la cantidad de agua empieza a disminuir y provoca su deshidratación, presentando un aspecto apagado y agrietado.
Manchas solares
Aparecen sobre todo en las zonas más expuestas como el rostro, escote y manos. La hiperpigmentación se origina por un aumento de la producción de melanina, y el sol es uno de los principales factores.

El aloe vera tiene un gran poder regenerador y calmante. Haz un corte en las hojas más carnosas de la planta y aplícalo directamente sobre la piel

aloe vera

6 pasos clave para cuidar tu piel ahora

  1. Hidratación continua
    La hidratación de la piel es clave para repararla y evitar que se pele. Para ello es importante usar un buen aftersun y una crema (o aceite) muy hidratante. ¿Cuáles van bien? Las que contienen aloe vera, aceite de rosa mosqueta, urea, ácido hialurónico, coenzima Q10…
  2. Exfoliación correcta
    El sol afecta a nuestra piel de la siguiente manera: la adelgaza, la irrita y la hace más sensible y seca. Así que la exfoliación después de todo un verano tomando el sol debe ser muy suave. Hazla una vez por semana y siempre utilizando productos que no la sensibilicen más. En cuanto a las duchas, utiliza un gel o aceite limpiador sin sulfatos. Extiéndelo con la mano (el roce de la esponja puede irritar más) y aclara.
  3. Limpieza exhaustiva
    Si quieres que tu bronceado dure durante muchas semanas, no cometas el error de dejar a un lado la limpieza exhaustiva del rostro, solo hazla bien. La mejor manera es aplicar con cuidado un poco de agua micelar. Además de realizar una función calmante, limpia sin arrastar la melanina.
  4. Cura de choque
    Aplícate una mascarilla una vez por semana para devolver la luminosidad a tu rostro y combatir las posibles manchas. ¿Tus mejores aliadas? Las de velo, son de celulosa biológica y contienen una gran cantidad de principios activos como colágeno, elastina, ácido hialurónico… Solo tienes que colocar la mascarilla en tu rostro y dejarla actuar durante 20 minutos.
  5. Vitamina C, tu aliada
    Contiene propiedades antioxidantes que ayudan a contrarrestar los daños celulares causados por los radicales libres debido a la exposición solar. Además, también contribuye en la curación de quemaduras y es clave en la síntesis del colágeno, una proteína clave para mantener la piel joven, tersa y luminosa. Pero hay un pero, no vale cualquiera: su composición debe estar siempre entre el 10% y el 20% de vitamina C pura para poder apreciar sus beneficios. Elígela en forma de sérum o concentrado y aplícate unas gotitas antes de usar tu protector solar.
  6. Granitos a raya
    Si tienes la piel con tendencia acnéica y el verano ha hecho estragos en tu piel, tu ingrediente mágico a partir de ahora es el ácido salicílico. ¿El motivo? Elimina las capas de células muertas y es capaz de penetrar en los poros obstruidos. Eso sí, comienza aplicándolo con una menor frecuencia para ver cómo reacciona tu piel y ve aumentando su uso poco a poco.

REPARA TU PIEL

  • Cómo anhelamos la llegada del verano. Nuestro cuerpo y nuestra mente lo necesitan. Es un reseteo saludable pero que requiere, a la vuelta, prestar especial atención a la salud de la piel. Y no solo hablamos de los excesos del sol, sino de todo lo que conlleva el verano: las temperaturas extremas, el cloro, la sal e incluso los desajustes horarios se reflejan en el rostro y en el cuerpo.
  • ¿Por dónde empezar? El paso clave es recuperar las rutinas cosméticas que, en verano, relajamos. Lo primero que debes hacer para regenerar tu piel es exfoliar, no solo para retirar las células muertas y prolongar tu tono bronceado; también es clave para que los cosméticos que apliquemos a continuación penetren en profundidad y puedan cumplir su función. Y atención, porque con la despedida del sol llegará el momento perfecto para comenzar un tratamiento específico contra la hiperpigmentación. Después de realizar un diagnóstico certero, las opciones son muchas. Desde cosméticos antimanchas, que no logran erradicarlas pero sí ayudan a disminuir su tono; hasta el láser, que consigue prácticamente hacerlas desaparecer.
  • El otro punto débil que necesitamos atajar es el envejecimiento y la deshidratación que ha causado la exposición solar, el viento y el contacto con el cloro y la sal. Necesitamos fórmulas ultrafrescas que recarguen y renueven la piel y se encarguen de recuperar el manto hidrolipídico. Además de agua y lípidos necesitaremos recuperar las estructuras dañadas. Los proteoglicanos y el ácido hialurónico se encargarán de hidratar. Y por la noche, con la llegada del otoño, es el momento perfecto para recuperar tu rutina con retinol. Recuerda que es un antiedad imprescindible y que ya existen formulaciones
    para todo tipo de piel.
  • Y si el tabaco y el alcohol han formado parte también de ese descanso vacacional, piensa que dejan en la piel huellas que envejecen y acentúan los signos que delatan la edad. Recupera los buenos hábitos de hidratación bebiendo mucha agua. Un truco si te resulta tedioso beber sin tener sed, es añadirle rodajas finas de frutos cítricos y hierbas aromáticas como la menta o el cilantro. Verás que pronto se convierte en una costumbre.

Además...

¿Por qué es importante utilizar Aftersun?

Contribuye a aliviar la sensación de quemazón y regenera las células dañadas por el sol. Pero además el aftersun también evita que la piel se descame rápidamente y pierda el bronceado. En ello tienen mucho que ver los ingredientes hidratantes y calmantes que suelen estar presentes en su formulación, como la caléndula, el aloe vera, el panthenol, la urea, la alantoína y el ácido hialurónico.