Teñirse el pelo siempre ha sido una tarea llena de complicaciones: goteos, manchas, infinitos pasos y productos… Por suerte hoy en día existen nuevos y revolucionarios tintes que facilitan todo este proceso y te ayudan a estar perfecta en solo unos minutos. Te contamos cuáles son los mejores…

Espumas que tiñen

Los tintes en mousse se han convertido en el aliado perfecto gracias a su cómoda y rápida aplicación. Solo tienes que ponerte unos guantes e ir aplicando el producto por todo el cabello, igual que si fuese un champú.

Empieza siempre por la parte delantera y recuerda tener cuidado de cubrir bien las raíces. Por último, espera unos 20 minutos para que el tinte se fije completamente y lávate el pelo como lo haces de forma habitual.

Spray salvavidas

Si llevas mechas, te habrás dado cuenta que retocar las raíces no es tan sencillo como parece. Sin embargo los nuevos sprays exprés son perfectos para tus eventos de última hora, ya que cubren canas y raíces en solo unos segundos. Solo tienes que agitar el producto y pulverizarlo a unos 10 cm de distancia de las raíces, contorno de la cara y/o sienes hasta cubrirlas por completo.

Una vez aplicado, déjalo secar sin tocarlo durante 3 o 4 segundos. Lo mejor es que uses el spray con el cabello seco e incluso, mejor una vez esté peinado, usándolo como toque final. Eso sí, recuerda que su fórmula dura hasta el siguiente lavado.

Mascarillas milagrosas

Existen muchos productos que ayudan a mantener el color y aumentar su brillo e hidratación, pero, más allá de estos, han nacido las llamadas Color&Cream, mascarillas que colorean el cabello mientras lo nutren en profundidad. Su fórmula contiene keratina, proteínas y amonioácidos que protegen al cabello, aportan suavidad, y contienen pigmentos naturales que aportan color.

Solo tienes que lavarte el cabello, eliminar el exceso de agua e ir aplicando el producto mechón a mechón. Finalmente repártelo bien por todo el cabello dando un pequeño masaje, espera 10-15 minutos… ¡Y listo!

Avivar el color de nuevo

También hay otros productos que ayudan a recuperar el color y mantenerlo en perfecto estado durante más tiempo. Por ejemplo, los champús y acondicionadores con pigmentos violetas consiguen contrarrestar los tonos amarillentos que aparecen en los cabellos rubios con los lavados.

Eso sí, debes tener cuidado y aclarar el producto rápido, ya que de lo contrario puede llegar a matizar demasiado el color e incluso terminar con mechones grises o verdosos. Y si tu cabello es castaño oscuro o negro prueba a añadir al agua del último aclarado un vaso de vino tinto de mesa. Déjalo actuar dos minutos y retíralo con abundante agua para neutralizar el olor. Este truco hará que brille como si fuese recién teñido.

Y recuerda…

El agua caliente es el peor enemigo del cabello teñido, ya que provoca que el color se apague con cada lavada. Para evitarlo, siempre lávalo con agua tibia y no lo expongas demasiado tiempo bajo el agua.