Las consecuencias de la menopausia son claras: se reduce la luminosidad, disminuye el grosor de la piel, aumentan las manchas en el rostro y las manos, proliferan las arrugas y se pierde firmeza en todo el cuerpo. Pero no desesperes, afortunadamente hay rutinas y nuevos tratamientos que te ayudarán. ¡Sigue leyendo!

6 tips para que la menopausia no dañe tu piel

  1. Limpieza correcta: Si notas que tu piel está más seca y áspera, mantente alejada de productos con componentes agresivos. Los geles que utilizas en la ducha importan, lo mejor es que realices la limpieza corporal con jabones líquidos no irritantes que mantengan el pH alcalino (entre 4 y 6), para no alterar la barrera hidrolipídica. Después, seca bien pero sin fricción. Para la limpieza del rostro lo mejor es utilizar un producto muy oleoso, como los desmaquillantes en aceite.
  2. Plus de hidratación: Sea cual sea tu tipo de piel va a necesitar más hidratación que nunca. Opta por las cremas y sérums con compuestos antioxidantes que ayuden a eliminar el daño causado por los radicales libres. ¿Los mejores ingredientes? La vitamina A, E y C, al igual que el ácido hialurónico y el resveratrol.
  3. Exfolia sin miedo: Al menos 2 o 3 veces por semana es fundamental realizar una exfoliación suave, que fomente la renovación celular y limpie en profundidad. Opta por ingredientes naturales como la miel, la menta o la leche de coco. Además, debes saber que los estrógenos y la progesterona desempeñan un papel clave en la acumulación de sebo en la epidermis, un desencadenante del acné. Si ya lo estás sufriendo, tu ingrediente mágico es el ácido salicílico.
  4. Necesitas más colágeno: Junto con la elastina, el colágeno es el responsable de aportar firmeza a la piel, así como de evitar la aparición de arrugas y líneas de expresión, falta de luminosidad y otras cosas que nos hacen parecer mayores. Las personas generaramos nuestro propio colágeno naturalmente, pero la producción disminuye con la edad. Por suerte hoy en día existen muchas cremas que contienen biosferas de colágeno, capaces de infiltrarse en la epidermis y multiplicar su propio volumen consiguiendo rellenar las arrugas, mejorar la elasticidad y aportar un extra de hidratación a la piel. Alíate con ellas desde ya.
  5. Protégete del sol: Aunque la protección solar es esencial a cualquier edad, durante la menopausia es primordial reforzar los cuidados, ya que la producción de melanina disminuye, por lo que la piel es más susceptible a los daños provocados por el sol. Da igual que esté nublado, el sol siempre está presente, también en otoño. Al menos 20 minutos antes de salir de casa aplícate una crema con 50SPF en el rostro y el cuello.
  6. Bebe más agua: Los signos de la deshidratación son más notorios durante la menopausia debido a la reducción de aceites que se produce por los cambios hormonales. Por ello, para evitar que tu piel luzca seca y apagada, es esencial beber mucha agua a lo largo del día, mínimo dos litros.