Algas

  • Détox para tu piel: Son fuente de minerales y vitaminas, lo que hace que sean muy hidratantes. Pero, además, las algas también cuentan con propiedades détox, que ayudan a limpiar la piel y purificarla en profundidad, combatiendo los brillos indeseados en las pieles más grasas.
  • Antipolución: ¿Un plus? Aportan altas dosis de antioxidantes, brindando una mayor elasticidad y luminosidad a la piel que se traduce en un rostro revitalizado, jugoso y sin líneas de expresión. Las aliadas perfectas para quienes viven en ciudades con mucha polución.

Calabaza

  • Cuidado de pieles atópicas: Cada vez son más los cosméticos que la incluyen gracias a su alto contenido en vitaminas A y C, que protegen el rostro frente a los radicales libres. ¿Más? También es rica en vitamina B2 y Omegas 3 y 6, que mantienen la piel hidratada, nutrida y protegida de las agresiones externas, por eso va tan bien en las pieles secas y atópicas, dado que las suaviza al instante.
  • Exfoliante: Destaca porque sus enzimas funcionan como un exfoliante suave, previniendo y afinando las líneas de expresión y combatiendo el acné.

Carbón

  • Stop impurezas acumuladas: Se obtiene de la combustión de madera o cáscaras de coco, pero para añadirse en las fórmulas de belleza, este carbón se activa previamente. Esto significa que se somete a un proceso de oxidación que aumenta su porosidad y potencia su absorción. De esta manera, se consigue un elemento natural que puede eliminar tantas impurezas como 200 veces su propio peso.
  • Purificante: El carbón activado funciona como un imán que atrae la suciedad, purifica y limpia sin obstruir. Clave en la rutina beauty de las pieles más jóvenes, grasas o mixtas.

Flor de cactus

  • Elixir de belleza único: La flor de cactus florece solo durante 6 horas al año, y libera su poderoso azúcar durante esa singular ocasión. Este extracto posee propiedades extraordinarias, ya que ayuda a reducir los signos de fatiga debido al estrés oxidativo, protege las células cutáneas frente a los cambios de temperatura, y suaviza de forma mágica la piel.
  • Escudo protector: Al igual que el cactus se enfrenta a las inclemencias del tiempo, la piel se vuelve más resistente a los factores de envejecimiento causados por la vida urbana.

Tallo de naranja

  • Dosis de vitamina C: Las células madre del tallo de la naranja provienen de la naranja. Una de las frutas cítricas que más vitamina C, betacarotenos y ácido fólico contienen. Por todo ello este principio es capaz de renovar la dermis en profundidad, prevenir los signos de envejecimiento y mejorar el microrelieve de la piel.
  • Plus de elasticidad: Estas células también contienen aminoácidos, especialmente, prolina y betaína, así como azúcares, péptidos y proteínas, que son capaces de conseguir la elasticidad de una piel hasta 10 años más joven.