En verano el cabello teñido se vuelve más vulnerable que nunca. Y es que el agua, la sal y el cloro se filtran en su interior, dañando las fibras de queratina y dejando escapar los pigmentos del tinte. Además, el sol también hace estragos en el color. Por ello, si quieres seguir presumiendo de un cabello lleno de brillo, debes extremar los cuidados. ¡Toma nota!

1. Utiliza el champú correcto

Si vas a pasar tus vacaciones en la playa, el lavado diario es imprescindible, ya que así eliminas los restos de sal, sin embargo, esto también conlleva una gran pérdida del color. Para evitarlo, hazte una sola enjabonada y utiliza agua fría o, como mucho, tibia. Si está caliente el color se pierde más rápido. Además, es fundamental que elijas un champú sin sulfatos, específico para cabellos teñidos.

2. Plus de hidratación

En verano los cabellos teñidos necesitan mascarilla reparadora 2 veces por semana. Éstas aportan ceramidas, aminoácidos y queratina hidrolizada para reconstruir la fibra capilar, que es la encargada de retener los pigmentos del tinte. Además, al menos cada 15 días también es muy recomendable hacer un baño de aceite vegetal. Opta por aceite de argán, coco o almendras y aplícalo a lo largo de todo tu cabello. Después, recúbrete la cabeza con una toalla caliente para que penetre más rápido. Déjalo actuar una hora y lávalo de forma habitual.

3. S.O.S tonos verdes

Algunos líquidos que contienen las piscinas, como el cobre, producen una reacción química por la que los rubios muy claros o con mechas adquieren reflejos verdes. Para minimizar este efecto mójalo siempre con agua de ducha antes de bañarte, para que el pelo no absorba el agua de la piscina. Y si ya es demasiado tarde, un buen truco es mezclar dos aspirinas con tu champú habitual. Si frotas bien el cabello con esta emulsión el color verdoso desaparecerá enseguida.

4. Aviva el color de nuevo

Los champús y acondicionadores con pigmentos violetas consiguen contrarrestar los tonos amarillentos que aparecen en los cabellos rubios con el sol. Eso sí, debes aclarar el producto rápido, ya que de lo contrario puede llegar a matizar demasiado el color e incluso terminar con mechones grises. Y si tu cabello es castaño oscuro prueba a añadir al agua del último aclarado un vaso de vino tinto de mesa. Déjalo actuar 2 minutos y retíralo con abundante agua. ¡Brillará como recién teñido!

Y además…

  • No esperes al último día para teñirte: El tinte y la decoloración abren las cutículas dejando el pelo poroso. Para dar tiempo a que las cutículas se cierren y el pelo resista mejor los rayos UV, mejor tíñete una semana antes de irte de vacaciones. También puedes probar los tintes bio, que están elaborados a base de henna, barros y otras plantas que crean una película alrededor del cabello que le aporta un extra de nutrición y brillo.
  • Evita herramientas de calor: El secador y las planchas dañan tu cabello, ya que el calor debilita la queratina y aumenta la formación de radicales libres que alteran el color.