9 de cada 10 mujeres españolas se tiñen el pelo. Los motivos que nos empujan a ello son muchos: esconder las canas, cambiar de look, aportar luz al rostro… Pero eso sí, una melena que se expone al tinte requiere de atenciones especiales. Te contamos todos los errores que debes evitar para lucir un color perfecto y un cabello sano y fuerte.

 

  1. No aclares tu pelo más de tres tonos
    Si no estás buscando un cambio radical, nunca debes aclarar u oscurecer tu pelo más de tres tonos. De esta manera conseguirás un tono natural y ganarás luz en tu rostro. Además, siempre debes tener en cuenta las imperfecciones de tu piel: si tiene bolsas, ojeras o manchas, evita tanto los rubios muy claros, como los marrones muy oscuros, ya que estos harán que tu piel parezca apagada y acentuará estos defectos. También es clave que tengas en cuenta tus cejas, porque si quedan en un tono muy oscuro con respecto al nuevo color de pelo, destacarán en exceso.
  2. Aprende la diferencia entre tinte y baño de color
    El baño de color tiene una formulación a base de ingredientes vegetales, por lo que el pelo no sufre ningún tipo de daño ni se ve sometido a químicos agresivos, pero su efecto dura entre 4 o 5 semanas. El tinte, por su parte, es un producto químico y, como tal, daña algo más el pelo, aunque hoy en día han evolucionado a fórmulas mucho más delicadas y tiene la ventaja de que es permanente.
  3. Usa champús y acondicionadores específicos
    Es fundamental utilizar acondicionador cada vez que te laves el pelo y aplicar una mascarilla específica para cabellos teñidos una vez por semana. Si a las pocas semanas de teñirte notas que has perdido ese brillo con el que saliste de la peluquería, debes saber que existen productos que ayudan a recuperar el color y mantenerlo durante más tiempo. Por ejemplo, los champús y acondicionadores con pigmentos violetas consiguen contrarrestar los tonos amarillentos que aparecen en los cabellos rubios con los lavados, pero debes tener cuidado y aclarar el producto rápido, ya que de lo contrario puede llegar a matizar demasiado el color e incluso terminar con mechones grises o verdosos. Y si lo que buscas es avivar un poco los reflejos dorados de las puntas lo mejor es realizar el último aclarado con una infusión de camomila. Si tienes el cabello castaño oscuro, prueba a aclararlo con un poco de té negro, este truco es perfecto para devolverle el brillo.
  4. Hidrata con aceites vegetales
    También es recomendable hacer un baño de aceite vegetal. Opta por aceite de argán, coco o almendras y aplícalo a lo largo de todo tu cabello. Déjalo actuar durante media hora y lávalo de forma habitual.

Además...

¿Cómo saber qué color de pelo me favorece más?

Si tienes la tez morena lo mejor es apostar por castaños cálidos con puntos de luz, sin mechas muy pronunciadas. Si tienes la piel clara, apuesta por tonos muy suaves, dorados y cobrizos.