Hay muchas formas de restarse años sin necesidad de recurrir a la medicina estética. Una de las claves está, sin duda, en nuestro cabello. Te enseñamos 3 peinados con los que te quitarás unos años de encima. ¡Toma nota!

 

Media melena actualizada

El largo entre la mandíbula y los hombros se ha convertido en el corte favorito para muchas celebrities. ¿Por qué? Además de restar años, las opciones a la hora de peinarlo son infinitas. ¿Lo mejor? Lo más natural posible. Si lo llevas liso, no lo dejes totalmente pulido; si optas por su versión ondulada, mejor con raya en medio y ondas abiertas. Unas tenacillas gruesas se convertirán en tus aliadas para conseguir el efecto deseado. También puedes reversionar este peinado en el long bob: con la parte frontal algo más larga que el resto. Lleva siendo tendencia varias temporadas.

Truco: Opta por los tonos rubios. Para que parezca más natural, deja las raíces más oscuras y las puntas más claras. También puedes aclarar de medios a puntas. Te aporta luz al rostro y dulcifica tus rasgos.

 

Media melena versión rizada

Las melenas muy lisas y extra largas son un clásico, pero no están de actualidad. Ahora, el volumen invade el cabello de la mujer a través de rizos y ondas. Si tienes el pelo muy rizado, deshaz los rizos con las manos impregnadas en laca para despeinar, pero sin encrespar.

Truco: Usar las planchas o tenacillas es lo más rápido para crear ondas. Enrolla mechones de pelo a la plancha, mantén 3 segundos y desliza hasta desenganchar el pelo. Luego peina con las manos.

 

Pelo corto revisado

Si te atreves a pasar de media melena a corto, presta atención. Solo es apto para las más atrevidas. El corto a capas es la mejor opción para quitarte años de encima, ya que suavizan las facciones y da un aire mucho más juvenil, además de dar movimiento.
Este tipo de corte combina muy bien con los rostros más alargados. Si tienes las facciones redondas no es la mejor opción.

Truco: Si tienes corte pixie, apúntate a la cera. Pon muy poca cantidad en la palma de la mano y caliéntela. Aplica a toques suaves, para no que se apelmace.